La moda es un síntoma de la socialización cultural

Ana Ramírez
AgenciaN22

Ciudad de México.El mundo de la moda es inmensamente complejo, algunas personas podrán ver la moda como algo superficial que sólo muestra estereotipos de mujeres con cuerpos irreales, zapatos inalcanzables, prendas y objetos que nunca nos pondríamos ni aunque estuvieran en rebaja. Pero el mundo de la moda va más allá de lo que se ve; comprar una prenda es comprar el trabajo de muchísima gente que está detrás, de diseñadores, creativos, editoras de moda, casas de alta costura que tardan hasta meses en realizar una sola prenda.

La moda es una paleta de cultura de muchos países, los países más importantes en el ámbito de la moda son Francia, Italia, España, Brasil, Estados Unidos y Suecia. Porque al socializarse la moda todos nos volvemos parte de ella, desde el color de nuestra prenda hasta el calzado que usamos. Todo tiene que ver con todo, es como si un día, por ejemplo, llegara a nuestras manos una leather jacket que retomó y adaptó Christophe Decarnin para Balmain en la colección primavera-verano 2010. ¿Pero por qué llegaría hasta nosotros? Pues tal una explicación sería que fue gracias a Kate Moss, quien fue sorprendida por unos paparazzi, quienes captaron a la modelo inglesa con la leather jacket.
En la actualidad la mayoría de las chicas tienen una leather jacket, no importa el estilo, el material o la marca, es aquí cuando la moda se socializa, cuando la moda trasciende, permanece, cruza fronteras. Socializar no es solamente la permanencia de una prenda conforme a las temporadas, también influye firmemente en las casas de moda lo que sucede en el ámbito cultural de un país o del  mundo entero.

El caso de los bolsos icónicos es otro ejemplo de la socialización de la moda, tal es el caso de Grace Kelly y el bolso de Hermés, cuando los flashes de los paparazzi captaron a la celebridad tratando de disimular su embarazo tras este bolso, dicha fotografía le dio la vuelta al mundo lanzando al estrellato a aquel accesorio de Hermés. La casa francesa al ver la socialización del bolso entre las mujeres, inmediatamente lo bautizó con el apellido de la princesa: ” Kelly Bag”.

Más de medio siglo después sigue siendo un clásico de la moda, que sólo puede adquirirse tras una larga lista de espera. Es así como las prendas que usamos por más sencillas que sean tienen un historia de permanencia relevante, todos y cada uno formamos parte de lo que sucede social y culturalmente, todos somos parte de una prenda o un objeto icónico que marca generaciones, que finalmente es parte de esta socialización de la moda.
Anuncios