Sacrifican a 10 mil mascotas en Querétaro por falta de atención

Mario Carranza/Plaza de Armas

perro, perros, animales, mascotas, sacrifican perros, querétaro

Foto: Plaza de Armas Querétaro

Sacrifican anualmente a más de 10 mil animales de compañía -perros y gatos- en la capital del estado de Querétaro debido a falta de infraestructura, campañas de esterilización y poca adopción en la entidad, revelaron asociaciones protectoras a al periódico Plaza de Armas de Querétaro.
Tan solo en marzo pasado se dio muerte asistida a 137 perros en Bienestar Animal Querétaro SA, asociación pionera en protección de perros y gatos en la capital, la cual está a cargo de Rebeca Saeb, quien confiesa que se le “critica mucho desde siempre, la gente piensa que es la salida fácil y en realidad es la más difícil”.
Por otra parte, Rebeca Bárcenas, responsable de Medias Naranjas, señala que al menos 10 mil animales de compañía son sacrificados anualmente; sin embargo, asegura que la cifra podría ser superior, pues se basa en las instituciones con las que colabora.
Bienestar Animal se formó en 1999 en una casa de Lomas de Casa Blanca, la intención era atender a los perros de la calle que en aquel entonces el antirrábico recogía y se sacrificaba con electricidad y agua.
“Estábamos en pañales, no había leyes, no había nada de nada. La formó mi mamá con otras personas y empezaron a trabajar atacando el problema de la sobrepoblación con esterilizaciones, pero con las limitantes. Básicamente era recoger a los animales de la calle y tratar de ayudarlos de la mejor manera”.
Al pasar de los años, y debido al creciente número de animales, cambiaron su sede a la actual, ubicada en Ribera del Río #14 en el Pueblo de Jurica al norte de la capital queretana. También se crean otras organizaciones, con su propia visión y manera de atender el problema, como APAQRO.
Saeb reconoce que desde los inicios de la asociación, la situación en la capital ha cambiado. En la administración municipal de Armando Rivera (2003 a 2006) se logró remover el aparato de electrocución con el que se sacrificaban a los animales, además se destinaron recursos para comprar anestésicos y la realización de esterilizaciones
gratuitas. Desde dicha administración se contaba con el apoyo municipal mensual en especie por casi 7 mil pesos, actualmente la ayuda desapareció.
“Para mí son 7 mil pesos que tengo que destinar a sacrificar animales, yo preferiría destinarlos a hacer campañas de esterilización, para poder mantener mejores condiciones y a más animales”.
Saeb aseguró que “la realidad es que desde que llegaron Marcos (Marcos Aguilar, presidente municipal de Querétaro) y Pancho (Francisco Domínguez, Gobernador del estado), ha sido muy complicado el acercamiento, ha habido cambios que nos han descontrolado”.
Sobre los animales que recibe, comenta que prefiere aceptar a todos, a pesar del estado en el que se presenten, de lo contrario corren el riesgo de permanecer en la calle, en azoteas o agonizando en soledad.
Cabe destacar que la naturaleza de los canes es vivir en manada, y a los humanos los adoptan como tal, “ellos quieren estar contigo, no quieren estar atrás, enjaulados”.
A su vez, comenta que se les critica por no dar más facilidades para las adopciones, a lo que responde que “no los voy a dar por mantenerlos vivos, del mismo tipo de casa del que me lo trajeron, para que lo vuelvan a amarrar o subir a la azotea, prefiero no, prefiero yo cargar con esa responsabilidad y mejor dormirlos, a saber que van a estar 12 años sin calidad de vida”.
Bienestar Animal no da un plazo a quienes consideran candidatos para adopción, permanecen el tiempo necesario, sin embargo, apunta que algunos se pueden modificar su comportamiento, estresarse, dejar de comer, enfermar o dejar de ser sociables, esto debido a los cambios que sufren debido a experimentar el abandono.
Algunos de los animales que recibe el refugio llegan en situaciones lamentables, en las que “lo único que se puede hacer es ayudarlo a descansar y que ya no sienta sufrimiento (…). Nos llegan con alambres encarnados, con la piel viva. Nos llegan abusados sexualmente, con sarna al grado de que la piel se les caía, que sangraba por los poros, y la gente quiere que se salven a todos”.
También existen casos de pitbulls peleados y “sparrings” (perros de entrenamiento para pelea). “Hay gente que no es capaz de esperarse un día, han llegado a aventar cachorros al albergue o se dejan en las afueras expuestos a otros seres de mayor tamaño”.
Por mencionar algún caso, está el de Joya, una perrita encontrada en una obra negra enterrada en un monte de cemento. Su piel estaba prácticamente quemada. Ella usualmente no socializa debido al temor al que ha sido expuesta. En la capital existen casos más macabros. Se han llegado a encontrar cadáveres colgados de postes. Cerca del 80 por ciento de los animales que reciben son abandonados, revela Rebeca Saeb.
“Ahorita casi todos tienen dueño, vienen y los dejan. Dicen que ya no caben, que la situación económica ya no les permite mantenerlo, no sabían que iba a crecer, es muy destructor o no hay tiempo. Toda la gama de posibilidades que existen”.
Según cifras de Bienestar Animal, menos del 10 por ciento logra ser adoptado.
A quienes abandonan a sus mascotas se les pide que firmen un documento de ingreso, con el que pierden el derecho a tener información sobre el animal, su futuro o en su defecto reclamarlo. Además, se les prohíbe visitarlo, pues ocasiona un “descontrol psicológico brutal”. “La mayoría de la gente piensa que son un juguete”.
Existe gente que han acusado a las asociaciones de hacer “negocio” con la adopción, siendo que las cuotas de recuperación van desde 600 hasta mil pesos, y los animales se entregan esterilizados, vacunados, desparasitados, con correa, collar y placa. “Hay perros que llevan meses aquí, ya se les invirtió en comida y cuidados, no hay manera de hacerse rico”.

Menciona que no se pueden dar en adopción a todos los casos, se tiene que hacer filtros para asegurar que los animales recibirán la calidad de vida que merecen. En situaciones se han regresado a animales adoptados.

Eutanasia

Asegura que le tranquiliza que sean ellos quienes las efectúen, pues se está con el animal en todo momento hasta que pierde la consciencia y con trato digno.
“Qué más quisiéramos que todos los que entran se pudieran ir, pero no se puede. Hasta para eutanasiar se requieren recursos. A veces te juzgan.  Si supieran el dolor con el que carga uno (…); te quiebras, hay días que no quiero atender gente, es muy difícil, al final es estar lidiando con la muerte todos los días”.
A pesar de lo complicado que resulta mantener la asociación, finaliza asegurando que es su misión en la vida.
“Estoy consciente que me estoy acabando, pero me hace feliz, no creo poder ser tan buena en otra cosa”.
Vale mencionar que aunque las cifras de sacrificio son altas, estas podrían bajar si las personas deciden esterilizar a sus animales y adoptar en lugar de comprar.
Cuándo se puede sacrificar
El Reglamento de Control Animal del Municipio de Querétaro estipula que un animal doméstico será sacrificado cuando presenta “signos o síntomas de sufrimiento causados por accidente o enfermedad, o bien incapacidad física grave sin posibilidad de cura o vejez”; también cuando sean agresivos, feroces o peligrosos. Además, “cuando la sobrepoblación de la especie de que se trate represente un riesgo para la salud pública”. A su vez, cuando después de que el ser sea recogido por la oficina y después de tres días hábiles no tengan posibilidades de ser entregados en custodia.
Cabe destacar que personal de la dependencia podrá recoger a los animales cuando “deambulen por la vía pública sin estar acompañados de su dueño o responsable y asidos con correa”, donde deberán permanecer por mínimo tres días hábiles para observación.
Por otra parte, el Reglamento señala que si un animal que fue recogido y es reclamado, se negará la devolución si “presenta rasgos de desnutrición, maltrato, violencia, agresividad o alguna enfermedad grave, zoonótica o transmisible”.
También estipula que se podrá denunciar ante las autoridades cuando se detecte “la presencia de animales agresivos, feroces o peligroso en la vía pública; ataque, maltrato o abuso por parte de personas u otros animales; situaciones que atenten contra la seguridad salud y actos que pudieran constituir delito o infracción administrativa”.
Casi 140 mil perros en la capital de Querétaro
A pesar de que en el país no existe un censo exacto del número de animales, de acuerdo con información publicada por la revista Forbes, en su edición digital del 24 de mayo de 2013, la Asociación Mexicana de Médicos Veterinarios Especialistas en Pequeñas Especies estima que existe 1 por cada 4 habitantes, es decir, cerca de 28 millones.
En la capital queretana habitan 878 mil 931 individuos, según el censo del 2015 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), lo que significaría 219 mil 732 animales.
En la misma publicación, Forbes menciona que el 64 por ciento de los animales son perros, es decir que en la ciudad de Querétaro habría 140 mil 623. También agrega que del total de canes que hay en el país, solamente el 30 por ciento tiene hogar, lo que significaría que en el municipio de Querétaro podría haber, estadísticamente, 98 mil 436 en la calle. Cabe destacar que la situación que se observa en el primer cuadro de la capital es muy opuesta a lo que se presenta en la periferia, además, en cada entidad de la República la concentración es diferente.
De acuerdo con la Secretaría de Salud de la Ciudad de México, en la capital mexicana existen al menos un millón 200 mil perros en situación de calle, y mensualmente son sacrificados cerca de 12 mil ejemplares.
Cifras oficiales publicadas por el periódico El Financiero señalan que un perro defeca 400 gramos y orina 800 mililitros en promedio diario, tan solo en la Ciudad de México, las mascotas producen cada día media tonelada de heces fecales, lo que se traduce en 182 toneladas anualmente.
De acuerdo con una encuesta de Consulta Mitofsky, el 58 por ciento de los hogares mexicanos tiene al menos una mascota, siendo el perro la favorita, pues el 83 por ciento de los encuestados afirmó tener al menos uno.
Antes de tener una mascota.
Si planeas adquirir una mascota, debes tomar en cuenta las obligaciones que marca el Reglamento de Control Animal Municipal.
Se debe procurar agua, alimento y espacio suficiente para su desarrolló, además de brindarles atención médica veterinaria en caso de ser necesaria. A su vez, se deben conservar las constancias médicas y de registro correspondientes, se le debe proporcionar las vacunas, tratamientos y medidas sanitarias correspondientes a los plazos y condiciones señalados en las normas, programas y disposiciones.
También se señala que se deberán conservar al interior del domicilio, a menos que estén acompañados de su dueño o responsable y con correa, y se deberán retirar las heces cuando excrete en la vía pública.
En caso de que la especie se considere agresiva o peligrosa, se deberá notificar a las autoridades competentes. Asimismo se informa que se deberán llevar a cabo las acciones necesarias para evitar molestias a vecinos y a las personas que transiten por el lugar.

Anuncios