Yépez, Villoro y Los culpables del mexicano

Pamela Granados

CulpablesAlmadia

Heriberto Yépez hace una critica directa a la identidad de los mexicanos en sus ensayos Los secretos del y/o mexicano y México Sufre, al igual que Juan Villoro en su colección de cuentos Los Culpables. Ambos autores coinciden en que los mexicanos son seres incompletos los cuales se mantienen en un constante estado estático ya sea por miedo o autoengaño.
De acuerdo a Heriberto Yépez “el ego se produce mediante el estancamiento del crecimiento”, es aquello con lo que el yo fantasea ser pero en realidad no es. Lo cual se relaciona directamente con el desenmascaramiento que utiliza Juan Villoro en su cuento El Mariachi. El protagonista está cansado de aparentar ser lo que no es, sin embargo define su fama como “una droga demasiado fuerte”, al igual que pasa con los mexicanos que prefieren vivir una mentira a crecer. “Crecer duele” dice Yépez, la naturaleza del mexicano lo lleva a huir del dolor, pero al intentar escapar de él simplemente lo está alargando convirtiéndolo así en sufrimiento, como al mariachi de Villoro.
Por otro lado Yépez expone la idea de “el viejo mexicano” como la representación del estancamiento del yo, porque “un mexicano que gana, no es mexicano”. De acuerdo al autor las personas que aspirar a superar el ego, son estigmatizados como “creídos”. Este rasgo se refleja sutilmente en los personajes del cuento Los Culpables de Villoro, “Éramos demasiado indiferentes. Teníamos que jodernos para merecer la historia”, porque en México el que “se la cree” automáticamente deja de ser mexicano. Por otro lado Villoro utiliza la normalización en esta historia en particular para retratar situaciones que se viven en el país pero de las cuales nadie habla, porque siempre será más fácil mirar al otro lado que enfrentar los problemas y generar un cambio.
Ambos autores, tanto Villoro como Yépez utilizan un lenguaje coloquial el cual hace que la lectura de sus textos sea sencilla y digerible para el lector. Sin embargo, Villoro se vale de recursos literarios como la alegoría y la metáfora para hacer sus críticas sutilmente a través de representaciones haciendo que el lector analice un poco más sus textos. Yépez es más directo e incluso didáctico ya que en varias ocasiones se dirige exclusivamente al lector y lo lleva de la mano como invitándolo a continuar leyendo. Dichas diferencias no genera mayor problema al momento de leer, más bien se crea una simbiosis entre los textos de ambos autores, lo cual enriquece al lector y le facilita el entendimiento de los argumentos planteados por los escritores.
Juan Villoro y Heriberto Yépez critican al ser mexicano con estilos independientes, pero al final del día sus ideas son una misma nacida de la visión del mexicano contemporáneo. Ese mexicano que se niega a cambiar, el cual prefiere criticar al de a lado antes de elogiarlo y temer al cambio antes de intentarlo. Pero esta visión nace de la memoria cultural de México, la cual hace crecer a la población, desde tiempos inmemoriales, con la idea de que se debe asumir el papel del conquistado. Debido a esto los mexicanos sea han creado una falsa idea de lo que “debe ser” un mexicano, cuando en realidad ni ellos mismos lo saben. Esta búsqueda de la identidad es una constante en los textos de ambos autores, la cual debe ser tomada en serio si se espera algún día superar el ego que azota a esta nación. La sociedad mexicana debe dejar de aparentar ser algo que no es y comenzar a ser.

Anuncios