Libertad de expresión, El Chapo y la guerra de las Telecomunicaciones

 Por Pablo González

@plasticgallery

Gregorio Jimenez, imagen tomada de Notisur

Gregorio Jimenez, imagen tomada de Notisur

El pasado 11 de febrero, el reportero veracruzano de El Liberal del Sur y Notisur  Gregorio Jimenez fue encontrado muerto en una fosa en el municipio de Las Choapas. El periodista fue secuestrado una semana antes, despertando el rechazo inmediato de la comunidad periodística tanto en medios electrónicos, impresos y redes sociales. La Procuraduría General de Justicia de Veracruz, detuvo a cuatro personas implicadas en el plagio y asesinato de Gregorio, las autoridades informaron que el posible móvil del crimen es venganza por una nota de tres párrafos replicada en ambos medios donde trabajaba Gregorio sobre un asesinato en el bar “El Mamey”, supuestamente, la dueña del bar habría amenazado a la familia de Jimenez, y pagado a tres sicarios 20 mil pesos para ultimar a Gregorio.

Lo desconcertante del caso es que la PGJ de Veracruz haya descartado inmediatamente el posible móvil por su trabajo periodístico, cerrando la línea de investigación a una venganza personal. Hace un par de días, la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias, rechazó la declaración de la procuraduría veracruzana. Además de presentar datos donde destaca que desde 2011, el 50 por ciento de los asesinatos a periodistas han ocurrido en Veracruz, gobernado por el priísta Javier Duarte. Recordemos como hace sólo dos años fue asesinada la corresponsal del semanario Proceso en Xalapa, Regina Martínez, después de recibir por varios meses amenazas de muerte relacionadas con su trabajo periodístico. En ese tiempo, el gobierno de Javier Duarte descartó que la periodista haya sido víctima de una venganza por su trabajo y cerró el caso el año pasado concluyendo que se trató de un intento de robo que culminó con la muerte de Regina, y que se resolvió con el arresto y sentencia a 38 años de cárcel a Jorge Antonio Hernández Silva el pasado abril de 2013.

Clasificación de la Libertad de Expresión de Reporteros sin Fronteras 2014

Clasificación de la Libertad de Expresión de Reporteros sin Fronteras 2014

En días pasados, la asociación Reporteros sin Fronteras dio a conocer el reporte anual sobre libertad de expresión 2014, en el informe, la asociación destaca el terrible avance en la violencia, asociada con los Cárteles del narcotráfico y con autoridades gubernamentales coludidas con bandas criminales: “En México estos predadores se llaman Zetas, aunque existen otras organizaciones criminales que actúan con la complicidad de las autoridades locales –y a veces federales– corruptas. El país arrastra un terrible balance: 88 periodistas asesinados y 18 desaparecidos entre 2000 y 2013; situación agravada por la llamada “ofensiva federal contra el narcotráfico”, emprendida bajo la presidencia de Felipe Calderón (2006-2012), que dejó como saldo más de 60 mil muertos”. En la clasificación, RSF coloca a México como un país con una “Situación difícil” para la libertad de expresión, equiparado con países en guerra como Libia, Egipto y Sudán del Sur, además de países latinoamericanos como Colombia y Venezuela. Ante la constante escalada de violencia contra los medios de comunicación, destaca el silencio del gobierno federal y del presidente Peña Nieto.

La captura de “El Chapo” y el impacto mediático.

Joaquín "El Chapo" Guzmán, capturado por la Marina. Imagen de AP

Joaquín “El Chapo” Guzmán, capturado por la Marina. Imagen de AP

Ayer, nos despertamos con la noticia –al momento sin confirmar- de la agencia de noticias AP sobre la captura de Joaquín “El Chapo” Guzmán en un condominio de Mazatlán, la agencia norteamericana citaba a un funcionario norteamericano de alto rango. Conforme pasaron las horas, el semanario Proceso, a través de su cuenta de Twitter confirmaba la captura citando a la Marina Armada de México, y momentos antes del anuncio oficial por el procurador Jesús Murillo Karam, el presidente Peña lo confirmaba a través de sus redes sociales, no sin antes ser madrugado por el ex mandatario Felipe Calderón.

La captura de Joaquín “El Chapo” Guzmán, es el mayor golpe que este gobierno le haya dado al Cártel de Sinaloa, grupo que parecía “intocable” en los sexenios panistas. Sin embargo, hay detalles que saltan, como la declaración de Murillo Karam, sobre la captura ocurrida en la madrugada del sábado donde “no hubo ni un disparo”. Extraño cuando se conoce que tanto “El Chapo” Guzmán como “El Mayo” Zambada, los dos líderes del Cártel siempre viajaban con un cinturón de seguridad de más de 70 hombres de su guardia personal, conocidos como “Los Antrax”. Hay que recordar que en enero de este año, se dio a conocer la captura de “El Chino Antrax” en un aeropuerto de Holanda, jefe de “Los Antrax” en Sinaloa, quizá esta captura se sumó a un descuido del capo de Sinaloa, ¿Salió sin guardia a Mazatlán?, ¿hubo pacto con Los Antrax?, ¿Lo entregó El Mayo Zambada?, hay muchas preguntas que se irán aclarando en las siguientes semanas.

Ante la caída del mayor narcotraficante del mundo, surge inmediatamente la pregunta ¿Quién se queda al mando? La respuesta natural, por el momento, es que Ismael “El Mayo” Zambada asumirá el control total del Cártel del Pacífico. Sin embargo, analistas en temas de seguridad y narcotráfico señalan que uno de los operadores financieros del grupo criminal, Dámaso López “el mini lic” podría escalar para dirigir al cártel, además de la natural posibilidad de que Alfredo Guzmán, hijo mayor de “El Chapo” asuma el liderazgo. Habrá que esperar, la caída del Chapo está lejos de desarticular uno de los cárteles más antiguos de México.

El “periodicazo” de El Financiero y la guerra Slim-Azcárraga.

pagina_1_media

La guerra de las televisoras contra Telmex se intensificó este viernes por el periódico El Financiero que publicó en su portada una nota donde presentó contratos entre la empresa de televisión DISH y la gigante de telefonía TELMEX, en dichos contratos se demostraba que la participación de la empresa de Carlos Slim está más que involucrada en la cablera, -lo que todos sabemos-, por lo que al ser una empresa preponderante, debería acatar la nueva ley de Must Carry y Must Offer, para pagar a las televisoras TELEVISA y TV AZTECA una tarifa para transmitir sus canales de televisión abierta en las señales de DISH. Entre las implicaciones que destaca la nota de El Financiero, el presidente del Instituto de Derecho de las Telecomunicaciones, señala que si se comprueba la alianza indebida entre TELMEX y DISH sería la revocación de la concesión federal.

Ese mismo día, Arturo Elías Ayub, director de alianzas estratégicas de TELMEX fue contactado por la periodista Carmen Aristegui de MVS, empresa hermana de DISH, en la entrevista Elías Ayub descartó que TELMEX sea propietario de DISH y que el único contrato que tienen con la cablera es para efectos de cobranza, sin embargo, que no descartan que en un futuro se pueda hacer la compra. A la misma hora por Foro Tv y W Radio, medios pertenecientes a Grupo Televisa, en el programa de “El Mañanero” que conduce Brozo, se entrevistó al senador Javier Lozano, presidente de la Comisión de Comunicaciones y Transportes del senado de la República, el también ex secretario del Trabajo en el sexenio anterior señaló que se debe investigar la alianza ilícita entre DISH y TELMEX, y en dado caso de comprobarse la violación revocar la concesión a la empresa de Carlos Slim. La batalla seguirá.

Anuncios