Sobre La Reforma en #Telecomunicaciones

Por Pablo Daniel G Cortés

@plasticgallery

La iniciativa de Reforma en Telecomunicaciones presentada el pasado 11 de marzo y aprobada ayer jueves, es un adelanto en materia de competencia y libertad de expresión, que quede claro que no les aplaudo una iniciativa de ley atrasada décadas y que no responde al grave problema de monopolios y libertad de expresión. No le van a quitar a Televisa las 257 estaciones de televisión en todo México ni le va a dividir la empresa a Carlos Slim, que eso quede claro, los monopolios seguirán ahí.

Los puntos más importantes que se modificarían son los siguientes:

1) Sobre la libertad de expresión

“establecer la inviolabilidad de la libertad de difusión de opiniones, información e ideas, a través de cualquier medio. De igual forma, se prevé que no se podrá restringir este derecho por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares, de papel para periódicos, de frecuencias radioeléctricas, o de enseres y aparatos usados en la difusión de información o por cualesquiera otros medios y tecnologías de la información y comunicación encaminados a impedir la transmisión y circulación de ideas y opiniones”

En anteriores gobiernos priístas la forma más eficaz que tenía el gobierno federal para callar a los medios impresos era la suspensión de papel para las imprentas de dichos periódicos, el material estaba en posesión del gobierno, “no dices lo que queremos, puedes hablar pero no tienes donde imprimir”. Al parecer se suprime esto, habrá que ver.

Fotografía de Jorge Fabra

Fotografía de Jorge Fabra

2) Sobre las concesiones

Actualmente es facultad única del Ejecutivo Federal el dar concesiones para radio y tv, concesiones adjudicadas directamente por el Presidente por 25 años y renovadas o revocadas por el mismo, es por eso de las suspicacias que surgieron hace un par de años cuando la empresa MVS había expulsado “misteriosamente” a la periodista Carmen Aristegui, después de una riña de esta con el gobierno federal al preguntarle a Segob que aclare los rumores del entonces Presidente Calderón sobre un alcoholismo, que quede grabado el video que Carmen nunca afirmó que el Presidente fuera alcohólico, sino que se manejaban esos rumores en las redes. Esto sumado a que la concesión de MVS vencía el año siguiente y que era facultad de Gobernación de renovar dicho permiso, nos hizo pensar en un jalón de orejas desde Bucareli. La reforma plantea la creación de dos nuevos organismos:

Creación de la Comisión Federal de Competencia Económica y del Instituto Federal de Telecomunicaciones como órganos constitucionales autónomos.

El primero con facultades para regular la competencia entre los medios y el segundo para castigar el incumplimiento de la nueva reforma, así como lo más importante, el IFETEL será en encargado de dar las nuevas concesiones y renovar las existentes. Sin embargo, la creación de dicho instituto, que en lo particular creo es el mayor avance de la reforma implica una designación del Presidente que tiene que ser aprobada por el senado, es decir, los partidos políticos. Se pretende crear un organismo autónomo en operaciones y presupuesto del Gobierno Federal sin embargo sujeto al congreso.

La Comisión Federal de Competencia Económica y el Instituto Federal de Telecomunicaciones se integrarán por siete comisionados, incluyendo el comisionado presidente, quienes deberán cumplir, entre otros requisitos, con el de haberse destacado en actividades profesionales, de servicio público o académicas sustancialmente relacionadas con materias afines a las de competencia económica, radiodifusión o telecomunicaciones, según corresponda.

Y para motivos de transparencia, funcione como un ente público obligado a tener disponible para la población toda su información orgánica y presupuestaria, lo cual es en sí un avance. Y aquí mi mayor aplauso a la iniciativa y las buenas intenciones de los partidos, dentro del apartado de la reforma en que se mencionan las competencias de estos dos nuevos organismos se establece que para el IFETEL:

Destaca la reforma propuesta a los artículos 27 y 28 de la Constitución a efecto de conferir al Instituto la facultad de otorgar y revocar concesiones en materia de radiodifusión y telecomunicaciones.

Los que me tengan en Twitter: @plasticgallery habrán notado mi incredulidad con este apartado el lunes que la presentaron, antes de leerla y siguiendo varios artículos de líderes de opinión parecía impensable que el Presidente renunciara a esta cualidad de dotar concesiones, pero eso parece. Sin embargo que quede claro, con la nueva reforma el IFETEL quedaría en manos de los partidos, no de la sociedad. Más poder para los partidos políticos. Entre otras facultades del nuevo instituto se plantea:

a) regular de forma asimétrica a los participantes en los mercados de radiodifusión y telecomunicaciones con el objeto de eliminar eficazmente las barreras a la competencia y la libre concurrencia

b) imponer límites a la concentración nacional y regional de frecuencias, al concesionamiento y a la propiedad cruzada de varios medios de comunicación que sirvan a un mismo mercado o zona de cobertura geográfica.

c) ordenar la desincorporación de activos, derechos o partes necesarias para asegurar el cumplimiento de estos límites.

Con el fin de evitar la aparición de monopolios, que no quitará poder a los actuales, de ahí que Azcarraga, Salinas Pliego y el mismo Slim hayan aplaudido con tal premura la Reforma de Telecomunicaciones, siguen siendo y seguirán siendo “intocables” ya lo dijo el mismo Coordinador parlamentario del PRD Barbosa el pasado miércoles. “No es una reforma que vaya a quitar poder, seguirán teniendo el mismo poder de penetración, es una reforma para modernizar el sector”. Ya no entendí, ¿Que a caso no la vendían como una reforma anti monopólica? Ahora es modernizadora, ¿Como la Ley Televisa de 2006? Ahí la vendían como una reforma modernizadora que resultó siendo Pro-Monopólica. Y sin embargo la modernidad sigue siendo una promesa incumplida.

3)Sobre los Contenidos.

La iniciativa contiene una innovación que no habíamos visto desde principios del siglo pasado, el mencionar al menos los contenidos de los medios, la ley propone:

Es por ello que la reforma constitucional prevé aspectos como la prohibición de transmitir publicidad o propaganda presentada como información periodística o noticiosa (artículo 6o. constitucional), el deber del Congreso de la Unión de regular el derecho de réplica (artículo Tercero transitorio, fracción IV) y de prohibir la difusión de publicidad engañosa o subrepticia (artículo Tercero transitorio, fracción V)

Habrá que ver si ellos mismos se aguantan las ganas de pagar publirreportajes a Joaquín López Dóriga, Loret de Mola, o si prohibirán los molestos comerciales de Lolita Ayala, “Información que cura”.

Fotografía por Celeste

Fotografía por Celeste

4) En cuanto a la ampliad de las concesiones.

Hoy, las concesiones para proveer servicios de televisión, teléfono, internet y telefonía móvil son permisos separados, al ley propone una única concesión o permisos paquete, para el 4 play:

Es por ello que se prevé que la legislación que expida el Congreso de la Unión en esta materia establezca un régimen de concesiones únicas que permita a los concesionarios prestar todo tipo de servicios a través de sus redes, siempre que cumplan con las obligaciones y contraprestaciones que les imponga el Instituto Federal de Telecomunicaciones.

5) Sobre la inversión extranjera.

Por su parte, tratándose de sociedades concesionarias en los términos de los artículos 11 y 12 de la Ley Federal de Telecomunicaciones la inversión extranjera podrá 25 participar hasta en un 49 por ciento, en tanto que se requiere resolución favorable de la Comisión Nacional de Inversiones Extranjeras para que la inversión extranjera participe en un porcentaje mayor al 49 por ciento en la telefonía celular.

Si se llegara aprobar como está planteada, podríamos ver en el mercado compañías extranjeras asociadas con las mexicanas actualmente en desventaja con Telcel, quizá Unefon se podría aliar con T Mobile o Verizon, generaría competencia y mejores precios, quizá, quizá no.

6) En cuanto a la “modernización” de la Tv.

Quinto transitorio que la transición digital terrestre deberá culminar el 31 de diciembre de 2015 y los Poderes de la Unión están obligados a promover la implementación de equipos receptores y decodificadores, así como los recursos presupuestarios necesarios para estos efectos.

Que lo pongo entre comillas porque soy un tanto incrédulo, ya que desde el sexenio de Felipe Calderón se anunció el “apagón analógico” que sin embargo sigue sin sucede, y es aquí donde entró la discusión sobre la Ley Televisa, modernización sí, pero a qué costo, más allá de los receptores y decodificadores, los únicos medios con los recursos disponibles para hacer el cambio de una señal análoga a una señal digital son aquellos conglomerados; Televisa, Tv Azteca, Radio centro, MVS, etc. Por el contrario a las radios comunitarias o universitarias que no cuentan con tal infraestructura. Recuerdo estar entonces en el Tec de Monterrey Campus Estado de México que cuenta con una radio universitaria bastante desarrollada “Frecuencia CEM” y era una de las afectadas por la Ley Televisa. Sí, que todos tengamos decodificadores, pero que los medios sean capaces se subirse a la banda ancha. Antes no.

7) Must Carry y Must Offer.

Por el conflicto que ustedes habrán de recordar de Tv Azteca con las cableras, que ustedes universitarios seguramente no extrañaron a la mediocre televisora del Ajusco, en la que la empresa de Salinas Pliego se negaba a prestar su señal gratuitamente a las cableras, el Must Carry obligaría a Tv Azteca a ofrecer con un precio fijado por el estado la señal, y obligaría a las cableras a pagarlo, que se plantea una medida transitoria en lo que se calman las aguas, bueno, no dice así, sino en lo que se estabiliza el mercado y dejen fijar el precio entre ambas compañías.

Con cuidado.

Si bien la Reforma en Telecomunicaciones parece ser un avance, es un avance escueto, como comunicólogo veo muy poco en el tema de contenidos, ambiguo, seguiremos viendo infamias como “100 mexicanos dijieron” lo cual es una apología al analfabetismo. Seguirán las familias Azcarraga, Slim y Salinas acaparando el mercado, ya no un duopolio sino una oligarquía. No se plantea la figura de una Televisión Pública, controlada por el estado pero autónoma y con libre acceso al público.

Anuncios