La vida sin música sería un error

Lucía Bolivar

Fotografía por Emily’s Dream

Nietzsche dijo que la vida sin música sería un error, y estoy totalmente de acuerdo. El otro día mientras manejaba muy de madrugada para ir a buscar a mi hermanito a su trabajo (es bartender así que a veces sale 3 am) me di cuenta de dos cosas: una, a esa hora mi ciudad esta desierta, y dos, si no hubiera sacado mi celular y dado “play” a mi música podría haberme quedado dormida al volante. Recuerdo que sonaba Anabantha, un grupo de metal gótico mexicano que me gusta desde hace varios años, así que me puse a pensar en que ciertamente Nietzsche tenía razón, no importa que género sea tu predilecto, la música nos acompaña cuando estamos deprimidos o extremadamente felices, molestos, o cuando simplemente necesitamos des estresarnos.

Recuerdo cuando leyendo a Jean M. Auel y sus novelas prehistóricas, Ayla conoces tribus de homo sapiens, que a diferencia de los homo neanderthalensis, empezaban ya a experimentar con instrumentos primitivos y cantos, sobre todos en festivales ceremoniales y religiosos. De esta manera, se sentían más en contacto con sus dioses, o en el caso de los libros de Ayla, con la madre Tierra.

Para los griegos, que todo era estudio, sabiduría y filosofía, la música era también vista como la ciencia de los sonidos.

Nuestro mundo tan variado está lleno de tradiciones y costumbres que se oponen o niegan entre sí, pero todos tienen música, ya sea para liberarse de la rutina, para acercarse a Dios, para ambientar una ocasión sagrada, o solo por el gusto de.

La humanidad fue evolucionando, y asimismo también la música. Hoy en día constantemente surgen nuevos estilos subgéneros, variedades, tendencias, etc.

Así que los invito a seguir disfrutando de la música que sea que les guste, que los llene, que los aliviane y que sobre todo, los haga sonreír.

Anuncios