Modas y su trasfondo: La mano de Fátima.


Lucía Bolivar
 

La mano de Fátima/Jamsa

Vivimos en un mundo de globalización y tendencias; reinado por la moda, la mercadotecnia y el “ser cool” como meta de las masas, siendo siempre más susceptibles los adolescentes en búsqueda de una “identidad propia” y los jóvenes que creen que ya la han encontrado. Modas como el pintarse una uña de la mano de un diferente color o aclararse las puntas del cabello, por decir algo. Pero el día de hoy, voy a hablar de otro “objeto de moda” que me ha llamado mucho la atención últimamente: La mano de Fátima.

Este símbolo a mí me empezó a llamar la atención. Debo confesar, cuando hace un tiempo leí el libro “La mano de Fátima” de Ildefonso Falcones y la mujer árabe de la que se enamora el árabe/cristiano protagonista, la trae siempre colgada al cuello. Después me cautivó porque en realidad, este símbolo es utilizado principalmente por dos religiones que llevan en conflicto desde los tiempos del antiguo testamento. Entonces me llamó la atención y me puse a leer más al respecto y lo que descubrí, se los compartiré a continuación.

Este símbolo consta de una mano simétrica, es decir, el dedo corazón en el centro, a sus lados el anular y el índice, un poco más cortos que el corazón e iguales entre sí y en los extremos dos pulgares, también del mismo tamaño y algo curvados hacia afuera. Comúnmente se le agrega un ojo en el centro.

Se puede encontrar con el nombre de Jamsa usualmente empleado en la India, mano de Fátima en la cultura islámica haciendo alusión a la hija del Profeta Mahoma, mano de Miriam en la cultura judía en honor a la hermana de Moisés, entre otros. Se ha descubierto su existencia desde el 820 a.C. en el norte de África, aunque se cree que su origen puede ser aún más antiguo. En general, se utiliza como talismán contra la desgracia en general y contra el mal de ojo en particular.

Para los musulmanes, los cinco dedos representan también los cinco pilares del Islam y para los judíos los cinco libros de la Torá. Cabe mencionar que algunas organizaciones que trabajan por la paz en Oriente Medio la han adoptado como símbolo de las similaridades culturales existentes entre musulmanes y judíos.

Hoy en día, “está de moda” y la puedes encontrar el aretes, pulseras, collares y hasta llaveros, que las adolescentes utilizaran para sentirse “in” sin saber su significado o trasfondo histórico. Así que, tal vez la próxima vez que vean la mano de Fátima, recuerden mis palabras y con suerte hasta se sientan “protegidos contra el mal de ojo” si usan una.

Anuncios