¡La naturaleza reclama!

Por Claudia Gocc

@claudiaenrojo

Al parecer, vivimos en una época en la que los movimientos sociales aburren a las masas, sin embargo, una asociación bien organizada y fundamentada puede mover montañas.

Fotografía por Jeff Gunn

Fotografía por Jeff Gunn

Mucha gente citadina, da por hecho que todas esas organizaciones no lucrativas son un fraude y que sólo lo hacen para deducir impuestos, y para ser sinceros, en la mayoría de los casos así es, el “redondeo” es un claro ejemplo, todos nos hemos enfrentado penosamente a él, cada vez que vamos al supermercado, esperamos ansiosamente la pregunta, ¿redondea?

Afortunadamente, las asociaciones civiles son esas en las que aún se puede confiar, pues son ellas, las que logran más que lo que gobiernos enteros no pueden, tales como; cambiar una ley, detener proyectos, liberar países, etc.

Si recapitulamos lo que ha sucedido en los últimos doce meses en el país, podemos ver el claro ejemplo que las asociaciones civiles sí pueden cambiar el giro de un país, CABO PULMO, se detuvo gracias a la gente. No creo escuchar que se detuvo por una ley o porque una empresa con una gran pistola lo hizo, TODO fue gracias a la gente, esas que creyeron firmemente que un lugar de México corría peligro y necesitaba desesperadamente el apoyo de toda la sociedad.

Es así, las lecciones que uno debe entender, las grandes cosas de la humanidad no se hacen sólo porque un gobierno o gobernante quiere (así deberían de ser), se hacen cuando una persona o grupo de personas lo deciden. La gente sigue siendo el motor de todas las grandes cosas.

Y Topos, si no me creen, regresen al pasado, una persona como Gandhi liberó a India sin armas. Entonces nosotros unidos, ¿cómo no podríamos reciclar, ahorrar y proteger nuestro entorno?

“Earth provides enough to satisfy every man’s needs, but not every man’s greed.”  Mahatma Gandhi

Anuncios