El segundo día del #IEQRO fue un péndulo de sorpresas.

Por Pablo Daniel G Cortés

@plasticgallery

El frío no dio tregua, y con 4º grados en el termómetro la asistencia para ver a The Zombie Kids igual fue poca como ayer, al parecer a los queretanos eso de llegar temprano no se les da, ni en sábado. El cuarteto del mundo (español-francés-turco-americano) reventó las bocinas del Indio Emergente con beats (el pun del punchis) que bien me recordaban a Modeselektor, no sé, no sé de música, yo sólo digo. Éramos pocos pero bien prendidos, bien iba bien.

Descartes a Kant en Querétaro

Descartes a Kant. Esa banda teatral, habían rondado por mi radio pero que sin duda son una banda en vivo, “No se quejen, tenemos más frío que ustedes”. Con su acto que más bien es un performance movió muecas y cejas por todos lados, yo las vería en vivo pero las hubiera puesto más temprano, digo por el frío y su ropa tan corta.

Portugal. The Man

De aquí para allá con Portugal. The Man, de escucharlos en Grooveshark a escucharlos en vivo uno se da cuenta por qué tanto alboroto con esta banda americana, la grabación electrónica no les ayuda en nada, de parecer en sus grabaciones un grupito rock-pop resultó ser progresivo, psicodélico pero rosa, ¿me entienden? No, yo tampoco. Las más cantadas fueron Sleep Forever, un cover rosa de Helter Skelter de The Beatles (ahí me ganaron) y un cachito de Hey Jude, alguien les dijo que a los mexicanos nos gusta cantar, na na na naranana naranana Hey Jude!. ¿Quién les dijo Sir Paul? Muy, pero muy bien.

The Shins

Finalmente los que desde ayer advertí que venía a ver, The Shins para mi comenzó como una de esas bandas que te encuentras, casualmente escuchando otras. Me sorprendieron con la noticia que habían sacado nuevo disco y yo ni poquito lo había escuchado, me sentí tan obsoleto, bah con que toquen Gone For Good, intercalando del nuevo disco Port of Morrw y  los pasados Oh, Inverted World, Chutes Too Narrow y Wincing the Night Away las canciones que más movieron (yo omitiendo las del nuevo disco) fueron sin duda Australia, Sleeping Lessons, Black Wave, So Says I y esa canción que por dulcemente  trágica parece himno de la resignación, New Slang, emotiva. Cerraron con un Encore con dos del nuevo disco y me quedé sin escuchar Gone For Good, así pasa.

Hoy quiero ver a Anita Tijoux.

Anuncios