Si no lo creo, no lo veo…

Por Cynthia Garrido

Constantemente escucho que el cine es inverosímil, que nadie se cree lo que ve en la pantalla, y yo me pregunto ¿no es esa la idea en la mayoría de los casos? Para mí, el cine se trata de vivir todo eso que en la vida cotidiana no tenemos oportunidad de experimentar o imaginarnos en situaciones que en la vida real serían imposibles. ¿Acaso nunca se imaginaron siendo atacados por un Gremlin? Yo sí, y es sólo un ejemplo.

La pantalla grande, las luces apagadas, el aire acondicionado que enfría a todos, el aroma de las palomitas, todo crea una atmósfera en la que nos es fácil perdernos en la historia que vemos. Cada película es una nueva oportunidad de experimentar lo imposible, de volver a vivir también, de recordar esos lugares que hemos visitado, de desear ir a otros desconocidos.

Es muy cierto que no vamos a aceptar todos los guiones como si fueran creíbles, porque hay cosas bastante horrendas que me hacen preguntarme quién tiene la capacidad mental y de decisión para llevar esas historias al cine. Sin embargo, no podemos cerrarnos a todo, si así fuera no tendríamos a Batman en pantalla, ni a ningún héroe, historia de extraterrestres, no nos atormentaría ningún fantasma famoso ni monstruo conocido. No olvidemos que está en nuestra naturaleza creer en lo increíble, así que no pensemos en exceso y disfrutemos, tampoco digo que hay que aceptar lo que sea que nos muestren, pero seamos críticos y abramos también nuestra mente.

Si a algo nos gusta aferrarnos es a esa incertidumbre, que por más que evitamos, siempre terminamos creyendo que nos va a pasar lo que a los personajes en pantalla. ¿Quién no ha imaginado que llega su príncipe valiente a salvarla o que un día se encontrarán a la chica de sus sueños en la situación más inverosímil de la vida? Seamos honestos con nosotros mismo, antes de juzgar pensemos si realmente vale pena renunciar a esa alegre y lejana esperanza de que en la vida todo es posible. Y el cine, se hizo para soñar.

En temas más cercanos a la realidad, no se pueden perder la nueva película de Batman: El Caballero de la Noche Asciende, a pesar de que es larguísima, casi llegando a las 3 horas, cada minuto vale la espera, sólo puedo pedirles que la vean, me den su opinión y realmente la disfruten. En carteleras también está De Roma con Amor, filme que satisface las expectativas de todos los fans de Woody Allen en su última entrega como director y guionista, esta película está llena de esos típicos personajes histéricos pero adorables, vayan a verla y díganme qué opinan, mínimo terminan con unas tremendas ganas de irse a visitar Roma.

Anuncios