Torreblanca

Por Dan Honorat

A finales del 2007, Juan Manuel Torreblanca hizo sus primeras apariciones en la escena independiente capitalina, generando gran espectativa y vislumbrándose como uno de los jóvenes cantautores más inovadores en México, gracias a un estilo musical propio, colorido y a la vez complejo; un rock-pop basado fuertemenete en el piano como líder del batallón, letras viscerales y en general una narrativa muy evocativa y literaria.

Aunque en sus inicios el proyecto era únicamente Juan Manuel, con el tiempo se fue consolidando como una banda conformada por talentosos músicos de la escena musical mexicana como Andrea Balency“El Abuelo” Zavala, “El Tío” Balderas y Jerson Vázquez quienes en conjunto, logran una estética sonora única y cuidadosa que mezcla diferentes instrumentos de aire con nutridas percusiones, piano, bajo y batería. Este hecho los separa de una formación tradicional de un conjunto de rock-pop y les da, en gran parte, esta estética innovadora que mencionamos. Líricamente, la banda destaca por canciones que bien pueden ser historias con personajes bien desarrollados, situaciones de la vida cotidiana, cuentos de criaturas míticas o exploración de sentimientos. En breve, Torreblanca explora emociones con soltura y un carisma envidiable.

El primer EP de la banda, Defensa, fue lanzado de manera independiente en 2010. El EP fue recibido con gran entusiasmo por la prensa especializada y el público en general gracias a los sencillos Defensa y Parece Navidad, los cuales tuvieron amplia rotación en la radio tanto nacional como internacional. Con Defensa, la banda logró tres nominaciones en los Indie-O Music Awards del 2011, entre ellas Mejor artista nuevo y Banda del año. La banda también se presentó en el festival Vive Latino de ese año con una gran acogida. Asimismo, acompañó a la agrupación Enjambre en sus fechas del Teatro Metropólitan. Tras el éxito de Defensa, dio incio el proceso de grabación de Bella Época a principios de 2011 en El Ensayo, estudio de grabación de Café Tacvba. La producción corrió a cargo de Quique Rangel, bajista de la legendaria banda de Satélite y fue mezclada por Luis Román yDavid Parra.

Las Horas, track con el cual abre del disco, anticipa perfectamente bien el camino por el que nos llevará el resto de la producción. A su vez, marca una evolución en el sonido de Torreblanca, dejando ver que la banda ha madurado y perfeccionado su propuesta. Dejé de Ser Yo es uno de los temas más experimentales de Bella Época. En él se percibe una línea de bajo con tintes de funk rodeada de una capa de acordeón que por momentos remite a la música francesa tradicional. El sencillo Si presenta un coro memorable y es, sin duda, una de las joyas del LP. Lola en el Sillón da inicio a la segunda mitad del disco y marca una faceta más tranquila que logra su máxima expresión con Hueco, tema interpretado por Andrea Balency y que recuerda a los primeros trabajos de Fiona Apple. En JB, una canción ambiental que cierra con broche de oro la producción, se proyecta la tranquilidad después de un intenso y colorido recorrido musical.

El disco continúa recorriendo distintos terrenos musicales con canciones como Roma que explora un sonido de cabaret o el primer sencillo Lobo que crea una intriga a lo largo de la canción para explotar de manera épica.

Anuncios