Cabo Pulmo

por Claudia Gocc

Informar la situación actual de nuestro entorno es una obligación del periodismo, donde la información puede ser no grata y muchas veces desalentadora. En nuestra columna de Verde para todos, lo vemos claramente como ejemplo, pues el medio ambiente ha venido sufriendo el embate del egoísmo de la humanidad, alentado por nuestros modelos económicos.

Así como nos topamos con noticias vomitivas e indignantes como la matanza en Ucrania de 20 mil perros y gatos por las celebraciones de la Eurocopa 2012, también existen noticias que son dignas de celebración, aquellas que nos permiten soñar y lo más importante, creer que aún hay esperanza.

En Topos pasados hablamos de Cabo Pulmo y el proyecto que amenazaba con profanar uno de los arrecifes más importantes del mundo, ubicado en Cabo Cortés, en la península de Baja California. Bien, las excelentes noticias son que este magno proyecto fue cancelado por el presidente Felipe Calderón, se anunció que el proyecto no cubría con los requisitos básicos de sustentabilidad y por lo tanto no podía seguir adelante.

La cancelación del proyecto en Cabo Pulmo, es uno de los decretos más importantes del sexenio, porque es un ejemplo de lo que una sociedad informada puede hacer. La información libre hurga en la gente, un pueblo informado, despierta.

Cuando toda una sociedad despierta, obtiene de regreso el poder y por lo tanto, obliga a que nuestros gobernantes tomen mejores decisiones para el bien común.

Anuncios