Una musa mexicana

“Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpáis”

Por Lucía Bolivar

 

Sor Juana Inéz de la Cruz

Hace poco recordé de la vez que tuve una, digamos discusión intelectual con un conocido afirmaba que era Juana de Arco quien aparecía en nuestro billete de 200 pesos. Yo siendo optimista, me gusta creer que aquí en Culturízate les dejo una pizca de algo que tal vez algún día les pueda servir para no cometer horrores como el de mi conocido.

Así que hoy les contaré de Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, mejor conocida como Sor Juana Inés de la Cruz. A ella le toco vivir en una época donde las mujeres sólo podían ser esposas o monjas, y vio en la segunda opción la mejor manera de acercarse a su verdadera pasión: la literatura.

Se dice que era una niña prodigio y que aprendió a leer y escribir a los tres años. Creciendo en la hacienda de su abuelo, aprendió náhuatl de los esclavos y de libros en la biblioteca familiar, leyendo a los clásicos griegos y romanos, teología, etc. En la adolescencia entró a la corte de la virreina donde siguió cultivándose en literatura y aprendió latín gracias a un sacerdote llamado Núñez de Miranda quien fue el que la oriento hacía la vida religiosa.

Tras un fallido intento de ingresar con las carmelitas, que resultaron ser muy estrictas, ingresó a la orden de San Jerónimo donde pudo continuar leyendo, escribiendo, recibir visitas e ir a eventos literarios.

Compuso un gran número de poemas, sonetos, teatro, obras musicales y demás variedades literarias. Cultivó amistades en el ámbito cultural como las de los virreyes. Adelantada a su época llego incluso a escribir sobre los derechos intelectuales de las mujeres y el trato que estas recibían de los hombres.

Se le conoce como la mayor figura de las letras hispanoamericanas del siglo XVII y esto fue lo que le permitió llegar a ilustrar nuestro papel moneda en la denominación de 200 pesos.

Así que mis queridos lectores, como dicen por ahí… Más arte y menos TV.

Anuncios