El Capitán Tormenta y el sitio de Famagusta.

El Capitán Tormenta y el sitio de Famagusta

Por Lucía Bolivar

“Un día nuestra armada llegará y tu ejército y tu flota quedarán destruidos; entonces te haré caminar delante de mi caballo y acarrear sobre tu espalda la tierra con la que has llenado nuestro foso”. Capitán Bragadino de Famagusta

Mis queridos lectores hoy quiero contarles de una leyenda que inspiro la novela homónima de Emilio Salgari, es decir del Capitán Tormenta. Esta historia se remonta al año de 1570 y se sigue debatiendo si ocurrió entre Septiembre y Agosto.

La historia en cuestión tuvo lugar en Famagusta, Chipre. Fue aquí donde, durante la época de las cruzadas se dio una batalla entre el ejército otomano, formado por más de 150,000 hombres, contra el ejercito veneciano, con cerca de 7,000 soldados. Obviamente en esta ocasión los cristianos las llevaban de perder, pero aun así resistieron bastante.

La disputa se dio porque el lugar en su tiempo fue un enclave importante para el comercio de la República en el Mediterráneo, y ya saben las constantes luchas de poder y territorio con el siempre honorable pretexto de la fe.

Los cristianos lograron resistir pero en 1878 Famagusta finalmente cayó en las manos de los seguidores de Mahoma. La leyenda del Capitán tormenta nos cuenta de un joven guerrero que ayudo en gran medida al ejército veneciano a resistir a los turcos y a inspirarles valor a sus compatriotas cristianos. Sus habilidades con la espada eran tan sorprendentes como su juventud y su valor incalculable.

En la novela de Salgari, este personaje es en realidad Leonor Duquesa de Éboli, quien se va a la guerra para rescatar a su prometido, el cual había caído prisionero de los turcos llegando a convertirse en “la mejor espada de toda la cristiandad” como después admitiera su enemigo apodado El León de Damasco después de que lo derrotara y le perdonara la vida.

¿Qué tanto es real y que tanto es ficción? Supongo que nunca lo sabremos, recordemos que hasta lo que leemos en los libros de historia ha de ponerse en tela de duda pues muchas veces depende de qué lado de la moneda se encontraba el historiador en cuestión cuyos textos se preservaron a través de las épocas.

En fin, se acerca semana santa y espero que ya tengan planes.

Anuncios