Las mil caras de Damon Albarn: de Blur a Gorillaz

Por Dan Honorat

Foto por Bertrand Bosrédon

¿Damon Albarn es un genio? Por lo menos, se trata de uno de los pocos músicos emanados de la anterior década que sobrevive hoy artísticamente con dignidad, gracias a su incansable hambre por el experimento y la vanguardia.

Más que una estrella de rock, este inglés nacido en 1968 es un enamorado irremediable de la toda música, llámese punk, hip hop, pop o electrónica, un tipo que se divierte componiendo y descomponiendo sonidos para su cínico disfrute.

Y peor culto para su ego cuando esos arriesgados giros han derivado en éxitos para el mercado, tal como Blur o Gorillaz, o bien en el libre placer de palomear con leyendas a la altura dePaul Simonon (The Clash) y ahora Flea (Red Hot Chili Peppers).

Precisamente por esta última colaboración anunciada el presente mes, así como el último disco de Gorillaz lanzado también apenas este año, es que el autor de este blog encontró el pretexto perfecto para repasar un poco del arte de este compositor.

Dicho sea de paso, uno de mis artistas preferidos en el espectro que aún osamos llamar música alternativa, y que ha merecido el respeto de roqueros locales como en aquélla anécdota con León, cuando Zoé no era nadie en la industria.

“No creas que el rock and roll es sexo, drogas y desmadre; es un chingo de trabajo; si quieres que te vaya bien, tienes que trabajar cabrón” . Más que un regaño al mexicano, expresó en pocas palabras su filosofía musical.

 Blur

Herederos de los poderosos The Kinks (banda clásica a la altura de los Beatles o los Stones, pero sin su fama) así como de las ruidosas guitarras y la psicodelia del sonido Madchester de finales de los 80, se trata simplemente de un grupazo.

“Blur, el espléndido cuarteto de Londres resumió el renacer mod, las citas de los 60 y 70 y la actitud antiestadounidense en Modern Life is Rubbish, de 1993, convirtiéndose luego en un fenómeno nacional con elParklife, de 1994”.

“El britpop alcanzó su máximo interés nacional en agosto de 1995, cuando Blur, según parece, ideó una suerte de concurso de popularidad para competir con sus acérrimos rivales Oasis, para lo cual pusieron a la venta su muy esperado nuevo sencillo Country House el mismo día que Oasis sacaba Roll With It, lo que generó una carrera en la que se trataba de ver cuál conseguía el puesto número uno de la semana. Como es bien sabido, Blur ganó la batalla pero perdió la guerra, pues Morning Glory eclipsó al muy criticado disco posterior a Parklife deBlur, The Great Escape.”

No obstante, Blur se ha reinventado a sí mismos como una propuesta ecléctica de arte punk, lo que les ha dado éxito y respeto a largo plazo. Lo anterior mientras que Oasis siguió haciendo versiones menos emocionantes de los mismos discos.

En efecto, a finales de la década de los 90, la banda bebería de influencias ajenas a su país de origen. Desde el noise de Sonic Youth hasta el punk de Dinosaur Jr, entre otras bandas alternativas de Estados Unidos, el resultado fue obvio en Song 2  y el resto del álbum Blur de 1997. Y lo mismo rescataron géneros en apariencia distantes, como el gospel en la rola Tender, del disco 13 de 1999.

Michael Heatley recuerda que “aunque Blur se mantuvo activo tras la marcha de su guitarrista Graham Coxon en 2002, Damon Albarn creó un grupo vástago superventas con Gorillaz”.

 Gorillaz

Aunque desde décadas antes encontramos grupos virtuales con base en dibujos animados -tal como los Archiesde los años 60- el fenómeno Gorillaz es el que mejor ilustra la cultura multimedia tan propia del siglo XXI.

Tal como narra el critico Bruno MacDonald para 1001 Discos Que Hay Que Escuchar Antes De Morir, “Damon Albarn de Blur, y el creador del cómic Tank Girl Jaime Hewlett, parieron al chulillo de 2D, al bajista dentudo Murdoc, a la inescrutable y gélida Noodle y al campeón del hip hop Rusell quienes “llegaron con una maravillosa y a la vez extravagante historia a sus espaldas, apoyada en la iconografía de las pelis de miedo”.

Y agrega que “detrás de toda esa imaginería se escondía el talento irreductible del productor Dan the Automator Tina Weymouth (Tom Tom Club estaban probablemente en el mismo árbol genealógico de los Gorillaz), el DJ canadiense Kid Koala y el cantante cubano Ibrahim Ferrer”.

Para MacDonald “la pieza clave de su éxito se debe sin duda a Del Tha Funkee Homosapien” ya que sus rapeos lúgubres ayudaron a convertir en hits las pegadizas Clint Eastwood y Rock The House, y a que losGorillaz compitieran codo con codo con Redman y los protegidos de Eminem, D12.

Sin embargo, la música del proyecto cuenta con las colaboraciones de diversos artistas, siendo Albarn el único colaborador permanente. Tal es el caso del segundo disco Demon Days de 2005 con el ex Happy Mondays, Shaun Ryder, en el single Dare o bien la leyenda del hip hop, De La Soul, rapeando las rimas de la muy famosa Feel Good Inc.

Justo este 2010, Gorillaz acaba de lanzar su tercer opus de nombre Plastic Beach, con todavía más experimentos sonoros que sus antecesores, tal vez difíciles de digerir en las primeras escuchas, pero eso sí, sin desperdicio alguno. El único “negrito en el arroz” es el supuesto plagio en Stylo denunciado por Eddy Grant, autor deTime Warp, con teclados la verdad muy parecidos a la pieza de Albarn. Por cierto que en el clip de este sencillo aparece Bruce Willis en persecución de las caricaturas.

Con Flea y otros proyectos

Apenas en noviembre del 2010, el cantante y compositor anuncia otra nueva agrupación, en compañía del bajista de los Red Hot Chili Peppers.

En una entrevista para la revista Spin, detalló que trabaja también con Tony Allen para aterrizar este proyecto aún sin nombre, pero que lleva ya tres cuartas partes del camino y se enfocará en la música africana.

Mientras esperamos este próximo ensayo sonoro, bien valdría la pena repasar otros escalones discográficos de la carrera de Damon como solista:

•  Ravenous (1999) por Albarn y Michael Nyman

•  101 Reykjavik (2002)

•  Mali Music (2002)

•  Democrazy (2003) sólo en vinilo

Anuncios