Hablando de mujeres y Agronomía

“Las mujeres representan una mayoría del alumnado en casi todos los niveles de educación superior y no se encuentran especialmente en desventaja en términos de empleo, pero siguen siendo una minoría del personal docente en las universidades estadounidenses y se encuentran en desventaja en términos de rango y prestigio institucional”.

Henneberry.

 

Por Laura García

Foto por Patrik

Es evidente la gran rama de oportunidades en desarrollo que ha tenido la población femenina en gran parte de los países alrededor del mundo; desde el derecho al voto hasta la llegada a la presidencia de grandes mujeres han sido ejemplo claro del progreso que la sociedad ha plasmado en beneficio de la equidad de género.

Las instituciones universitarias son un claro ejemplo de cómo las mujeres tienen la libertad actualmente de recibir la misma educación que cualquier hombre. En años anteriores, ya dentro del ámbito universitario, existían actividades enfocadas particularmente a hombres, excluyendo así la participación de una mujer como estudiante, profesionista o colaboradora de estas áreas. Una de ellas es la Agronomía. El involucramiento femenino se vio permeado por muchos años gracias que la sociedad sobrevaloraba éstas labores agrícolas y las concentraba dentro del poder masculino.

Desafortunadamente el gran imperio agrícola no abrió sus puertas a las mujeres sino hasta que perdió el máximo apoyo gubernamental para el mejoramiento de la actividad. Finalmente se habían roto los estereotipos de exclusividad masculina en la Agronomía y se implementaban prácticas agrícolas de tutoría femenina.

Puerto Rico, quien es favorecido por sus buenos cultivos agrícolas, ha sido uno de los países promotores de la Agronomía en manos de mujeres más importantes de Latinoamérica. En Europa, España es un gran promotor de esta profesión, a través de la Universidad Politécnica de Madrid, la Universidad de Córdoba y la Fundación Premio Arce, el cual premia a los mejores proyectos en Agronomía hechos por mujeres.

Por último, cabe resaltar que México no se queda atrás, ya que cuenta con más de 40 divisiones universitarias dedicadas al área, dentro de las cuales casi un 50% de su población son mujeres Agrónomas, Zootecnistas, Biólogas, entre otras.

Es tiempo de marcar la historia de la Agronomía, de hacer protagonista a una mujer agrónoma y no sólo ser un Lucius Columelle, un George Washington Carver o un Plinio El Viejo, es tiempo de poner los pies en la tierra para marcar tus huellas, mis huellas, nuestras huellas. ¿Quién dice yo?

Anuncios