Lenguaje en crisis

Por Pablo Daniel G Cortés

El problema de la sociedad actual reside en la incapacidad de comunicarnos correctamente.

No hay tecnología más fascinante que el lenguaje. Estamos en un momento donde la oferta de información es tanta que parece ser abrumadora, constantemente somos bombardeados por texto, mensajes, tweets, posts en facebook, blogs, periódicos, comerciales, etc. Sin embargo es terrible el uso que se le da al lenguaje.

El lenguaje es una de las primeras formas de tecnología que conoció el ser humano, el uso del lenguaje sea pictórico, y sobretodo el escrito ha sido por miles de años símbolo y motor de cambio social, el desarrollo de la escritura como medio de expresión. El engranaje nos hace diferentes a otras especies, y para un servidor le resulta sumamente molesto el mal uso que se le da en las tan comentadas redes sociales.

La moda de Ezcrivir con faltas de ortografía más que evidentes, es una forma de ocultar la propia ignorancia ante una supuesta moda superflua e idiota, se puede argumentar ignorancia o falta de educación sin embargo este tipo de prácticas se dan en jóvenes de clase media a alta que tienen a su disposición las herramientas tecnológicas suficientes para ver la forma correcta de escribir.

El lenguaje debe tomarse con respeto. Otra forma de perversión del lenguaje es el uso de la gramática inglesa en el idioma español, la omisión de los primeros signos de admiración e interrogación bien sea por pereza o con toda la intención del mundo, llegando a ser aplicada en medios tan serios como comunicados de marcas y universidades (soy testigo), así como las onomatopeyas inglesas como la risa “hahaha” cosa más que molesta.

¿por qué pasa esto? Es alarmante la falta índices de lectura del ciudadano promedio, por no mencionar el caso particular mexicano, no es que uno quiera que todo el mundo sea un lector asiduo esclavo de la biblioteca, sin embargo la lectura sin duda es base para una correcta escritura y redacción. Fuera de chuscos incidentes de candidatos electorales que son más imagen que contenido, se debe promover el habito de la lectura particularmente de narrativa en la formación de todo ciudadano, sea cual sea su ocupación.

Sin embargo a la lectura hay que acercarse con respeto, no se debe apurar a los niños a los grandes clásicos, no se puede forzar a un niño de diez años a leerse el Quijote o Cien Años de Soledad, sopa recetada para todo alumno latinoamericano, como no se debe someter a un pequeño al cine de Alejandro Jodorowsky o Federico Fellini a temprana edad, por un lado estos quedarán fuera de la comprensión del niño, y de la misma forma desarrollará una repulsión a toda forma de cultura que se le parezca.

 A la fuerza ni los zapatos entran.

Lea poco a poco pero lea.

twitter. @plasticgallery

Anuncios