Antesala

Por Cynthia Garrido

Queridos Topos, cumplimos un año con el honor de tenerlos como lectores y a algunos como compañeros colaboradores. Qué gusto poder continuar en este proyecto que promete mucho, recuerdo cuando El Topo era un blog y yo solamente escribía críticas cortas acerca de las películas que bien alcanzaba a ver en el cine. Me echaba hasta 2 por semana con tal de tener qué contarles, y ahora más bien intento pegarme a la tele e ir al cine como psicópata cinéfila (sí, así en serio) para poder darles algo que valga la pena. No se me ocurre mejor manera de cumplir nuestro primer aniversario en Y tú…qué ves? que hablando de esta época de premiaciones y de recientes estrenos.

No quiero meterme mucho en estos de los premios, prefiero esperarme a que sucedan dos cosas, primero necesito ver todas las películas nominadas, al menos en la categoría a mejor película. Segundo, quiero que llegue la Premiación a los Oscar para poder dar una opinión informada y válida. Al menos sé que para el 26 de febrero que se transmitirán los premios ya habrán estrenado The Help, The Artist y The Descendants, mientras que en cartelera ya podemos ver Hugo, War Horse, y en el caso de Midnight in Paris, Moneyball y Tree of life ya algunas hasta están disponibles a la renta y seguro Blockbuster las tiene. La única que no tengo ni idea si se estrenará y cuándo es Extremely Loud & Incredibly Close con Tom Hanks y Sandra Bullock que pinta para drama de lágrimas. Me daré a la tarea de verlas en las salas de cine, lo prometo, por las demás películas en las que hay nominados no puedo decir lo mismo, claro, espero lograr verlas en línea por aquello de las nuevas restricciones.

Lo anterior me lleva a otro tema que quiero comentar con ustedes, no me quiero enrollar en la ley SOPA, Döring o lo que sea, pero sí quiero hablar de eso…de las restricciones. El internet suponía en sus inicios libertad, yo siempre he tenido muy claro que ese es un concepto muy utópico en su definición, es decir, nunca he creído al cien en la libertad. Lo que sí me gusta es creer en una libertad individual que nos permite crear, observar y hablar. Estas leyes llenas de restricciones y todo, que se venden como protección contra la piratería no hacen más que privarnos de esa libertad de elección. Es cierto que la piratería causa pérdidas grandes a la industria, pero en lugar de apresar a creadores de webs, se deberían de bajar los precios y hacer el cine, las películas, la música más accesibles para todos. Sé que al ver películas en la web se están perdiendo alrededor de $60.- pesos y que no lo hace solamente una persona, pero muchas cosas no llegan a nuestro país. Internet nos acerca a todo eso que normalmente estaría lejos, y entonces queda en cada uno de nosotros reclamar esa libertad que tanto nos hace falta.

Un gran ejemplo lo vemos con los nominados al Oscar, a los Golden Globes y a los SAG, pues muchas de las películas llegan tarde o de plano  ni llegan, y la tentación de verlas nos gana, acudimos a internet y las vemos. De otra forma, no llegarían a nosotros y sitios como Netflix no tienen tan actualizada su oferta como para adquirir ese servicio. No estoy justificando algo que es ilegal, pero sí sé que hay muchísimos hoyos en las leyes que controlan la web, creo que mejor sería arreglar lo que existe antes de quitarlo todo de jalón.

En fin, nos vemos pronto Topos, gracias por leerme durante este año y si me seguían desde antes, pues también. Espero que nos sigamos por mucho tiempo más, que me compartan sus opiniones y sus percepciones.

Por cierto, vayan a ver Al Borde del Abismo, no es la mejor película del año pero es muy entretenida, un churro lleno de cosas imposibles que no dejan de mantener al espectador pegado al asiento con ansiedad y estrés. Si quieren pasar un rato sin pretensiones y con mucho entretenimiento, láncense a verla. Ahora que si lo que desean es revivir un poco de su infancia, corran a ver La Bella y La Bestia en 3D, seguramente es la primera de muchas películas de Disney que se relanzarán en formato 3D…ya saben, para no dejar de sacarle jugo monetario a cada producto. No nos queda más que sentarnos, relajarnos y disfrutar del cine.

Topos, si tienen tele…¡véanla por amor de Dios! Y si van al cine…¡me cuentan qué tal!

¡Vamos por muchos años más!

Anuncios