Crueldad animal: Aves sin alas

 por Claudia Gocc

“Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales.” Mahatma Gandhi

 

No podemos negar que las mascotas en las vitrinas se ven adorables, perros, gatos, conejos, etc. Todos ellos parecen tan felices, hasta de niños le rogábamos a nuestros padres nos compraran un cachorro alegando que necesitábamos un amigo. Y es verdad, llegan a ser una gran compañía, me atrevería a declararlos como los mejores amigos del ser humano.

 Sin embargo, qué pasa cuando nuestro gusto va más allá de un animal doméstico, qué pasa si nos enamoramos de una cacatúa blanca o una guacamaya bandera. El amor hacia los animales en algunas personas es realmente sorprendente, inclusive, gracias a esas personas, muchos animales en peligro de extinción están siendo ahora mismo protegidos por organizaciones internacionales.

 Bien, amar a un animal no significa donar grandes cantidades de dinero a dichas instituciones o adoptar a cuanto animal hay en las calles. El amor también significa conciencia, existen animales salvajes que no pueden permanecer en nuestras casas como un perro o gato, y no hablo necesariamente de animales que el colectivo social considera peligrosos como tigres o leones.

 Existen criaturas relativamente inofensivas como guacamayas y cacatúas que fácilmente se mantienen enjauladas. Sin embargo, algunas aves adquiridas en tiendas especializadas, no cuentan con alas, desde pequeñas los veterinarios les amputan las extremidades para que no puedan volar. Y uno pensaría, ¿qué es un ave sin alas? Me parece una forma de tortura, es como si para evitar que nuestros hijos se perdieran, los amarráramos, o peor aún, les cercenáramos las piernas ¿Quién en su sano juicio haría esto? Es lo mismo con los animales, pues tienen los mismos derechos.

 Realmente no hay necesidad de tener a uno de estos animales en tales condiciones, el comprar aves sin alas, contribuimos para que la tortura animal continúe.

 Me da mucha pena ver a cacatúas blancas, estas preciosas aves del sureste asiático y Oceanía, mutiladas y puestas a la venta como un par de zapatos, aunado a que son vendidas a precios estratosféricos, debido a los permisos internacionales.

Estas aves son apreciadas por su plumaje e inteligencia, no obstante, necesitan cuidados muy específicos y un espacio amplio para poder volar, ya que si permanecen enjauladas pueden desarrollar problemas psicológicos como el hacer movimientos repetitivos, sacarse las plumas o emitir sonidos estridentes.

Solamente en los últimos cinco años, se exportaron más de 66 mil cacatúas de Indonesia sin contabilizar la caza ilegal. Es necesario concientizar a nuestros hijos, familiares  y amigos sobre la adquisición de animales, la flora y fauna pueden ser aprendidas en un libro o en paseos por zonas protegidas diseñadas específicamente para este fin. Tener un animal en casa requiere conciencia, responsabilidad y sobretodo mucho amor.


Anuncios