La tele todavía me sorprende

Por Cynthia Garrido

 En las pasadas semanas me he dado a la tarea de ver cosas nuevas en la televisión, es así como me topé con Soy tu Fan, serie de la que hablamos en la pasada edición, también me encontré otras cosillas de las cuales quiero platicarles.

La primera es American Horror Story, una serie acerca de una familia que se muda para intentar arreglar las cosas y salvar una relación después de una infidelidad. La premisa es fácil “la casa está embrujada”, y esta historia confirma mi teoría de la vida, no importa el principio ni el final. No es la típica casa embrujada sin chiste, en realidad dista mucho de serlo, la trama es complicada y entretenida, atrapa desde el primer instante. Así que la recomiendo ampliamente, pasa por Fox los martes a las 11pm, créanme que vale la pena la desvelada.

Recientemente tuve la oportunidad de ir a Chicago de vacaciones, obviamente no dejé pasar la oportunidad de apoderarme del control de la tele por un rato, y al hacer zapping me encontré con una maravilla. Se anunciaba el Shark Attack Live Experiment (sí, soy una ñoña amante de los tiburones), muy triste pensé que no lo podría ver en México, pues estaba indicado para transmitirse el viernes 25 de noviembre a las 8pm por National Geograhic. Al regresar a casa tuve una muy grata sorpresa cuando descubrí que sí lo transmitirían, mayor sorpresa fue el saber que en realidad la transmisión se haría en vivo, así que programé mi tele para que se sintonizara en automático en la fecha y horario establecidos. No les voy a hablar del programa y de lo increíblemente fascinantes que son los tiburones (perdón, salió la ñoña fanática), pero sí quiero resaltar que lo que pude ver fue un programa que estaba siendo emitido desde Sudáfrica, en altamar y sí era en vivo. Evidentemente había escenas pregrabadas, pero buena parte del show fue hecha en tiempo real, me resultó fascinante pensar que la tecnología nos ha llevado muy lejos y sentí también un poco de intriga, ¿por qué no se hacen más programas en vivo de ese tipo? Seguramente los costos son muy altos, pero estoy segura de que hay  empresas productoras capaces de llevar esos gastos y más.

En las semanas pasadas descubrí que la tele todavía puede asombrarme, que cada día se expanden más las posibilidades y los límites se reducen, solamente espero que se usen para bien estas oportunidades, y no se quede en los reality shows que bastante pasados de moda están.

Las reseñas de cine se las dejo para la próxima edición, pues a esta pobre columnista no le ha dado la vida para echarse los estrenos que tantas ganas tengo de ver, sí…les confieso, tengo que ver Amanecer,  mínimo para ver en qué acaba toda esta historia de vampiros y lobos sensuales. No puedo perderme tampoco Los Muppets, quiero recordar esas películas y la caricatura de mi infancia, sobre todo con esto de la depresión de los 25 años. Lo que sí puedo hacer es recomendarles un estreno en renta, si no han visto Loco y Estúpido Amor, no sé qué han hecho con su vida, es una comedia romántica ligera, divertida, sexy y hasta con mensaje…ah claro, y sale el más sensual Ryan Gosling que hayamos visto hasta el día de hoy. Chicos no se preocupen, para ustedes está Emma Stone.

Y ya saben, si tienes tele pues ahí se ven, y si no, mejor sálganse al cine y para este frío, encuentren alguien que los acompañe y se puedan acurrucar.

Anuncios