Si no lo veo… me da pánico que pueda existir

Por Cynthia Garrido

En honor a mi festejo favorito del año, por ser el más cercano a mi cumpleaños probablemente, escribiré esta columna acerca del miedo. Sí, el miedo, ese sentimiento que no nos deja dormir, que nos hace prender todas las luces al minuto que llegamos a casa y nos encontramos solos, ese que nos despierta en medio de la noche sudando frío y con ganas de taparnos completitos.

Pensándolo mucho llegué a la conclusión de que las películas que más miedo nos dan son aquellas en las que no vemos qué aterra a los personajes, o lo vemos hasta en final incluso. El terror psicológico y el suspense, que bien ejemplifica el exitazo Sexto Sentido y que hizo famosa la frase “veo gente muerta”, no sé ustedes pero si alguien me dice eso, salgo corriendo y jamás volvería a hablar con esa persona (no es que sea la más miedosa, pero casi).

La más reciente saga que nos ha quitado el sueño es Actividad Paranormal, que no es la mejor de las entregas cinematográficas, sin embargo gracias a su técnica de realismo y al uso que hace de las cámaras, seguimos picados viendo cómo las hermanas Katie y Kristy viven el acoso de un ente. Han sido ya tres las entregas de esta saga, esperemos que no salga una cuarta, aunque debo admitir que la vería.

En la actualidad están de moda películas del estilo de Actividad Paranormal, pero en la televisión lo más famoso son los zombies. Creo que con el 2012 cada vez más cerca, nos hemos hecho más apocalípticos y un tanto morbosos, por lo que series como The Walking Dead que nos da a conocer un mundo post apocalíptico repleto de zombies con unos cuantos sobrevivientes que luchan por mantenerse vivos.

Entre demonios, fantasmas y zombies vivimos asustados, pero ¿no deberían darnos más miedo las imágenes diarias en las noticias? Y no me refiero al miedo que nos hace escondernos debajo de las cobijas y querer llamar a mami para que venga en nuestro rescate, no, no, me refiero al miedo que impulsa a vencer eso que nos asusta, al miedo que nos hace ser mejores. Ese miedo debería de darnos con cada toma de violencia en las noticias diarias, pero preferimos evitarlo y en su lugar, disfrutar de ese miedo que nos da una película o serie.

Disfrutemos del terror peliculero y televisivo porque para eso existe, pero también sintamos miedo al ver en lo que se ha convertido nuestro mundo e intentemos cambiarlo para hacerlo un lugar menos tétrico para vivir.

Anuncios