Multinacionales que limpian su imagen con la basura

Por Claudia Gocc

Uno de los terrores ambientales que vivimos día con día es el tráfico, aunque en este Topo no trataremos sobre este terrible mal, fue justamente éste, el que me llevó a ver una solución ambiental inteligente por parte de una gran embotelladora de refrescos que nos ha contaminado la ciudad con botellas de plástico y toxinas en el organismo.

 

En uno de esos largos regresos a casa después de una jornada de trabajo, me topé con una construcción, (bueno la construcción de siempre), pero en esta ocasión la observé con más detalle. A lo largo de dicha construcción había varios contenedores, colocados estratégicamente en diferentes puntos, adornados con botellas de plástico.

El detalle, dichas botellas eran únicamente de una sola compañía de refresco, obviamente deliberadamente puestas así.

 

Es conocido de todos, que los albañiles consumen grandes cantidades de refresco durante su labor, más aún que agua pura.

La compañía de refrescos detectó esta actividad e inteligentemente tomaron medidas ambientales, ya que la edificación del segundo piso del periférico en DF iba a tardar varios meses. Lo que hicieron fue, surtir contenedores para que los trabajadores tiraran sus envases y no los tiraran por todos lados.

 

La multinacional tiene una campaña pro-ambiental en la que se basó para convencer al gobierno capitalino de poner contenedores de botellas a lo largo de esta obra pública. Si un día pasan por ahí, se darán cuenta que abundan los anuncios, resaltando la sustentabilidad de la obra.

 

Por otro lado, la refresquera salió beneficiada al poner su marca discretamente, ya que le brindan puntos positivos a su imagen corporativa, además que la cantidad de envases que se recolecten van directamente al reciclaje lo que representa dinero, sí, dinero sacado de la basura, ingreso extra. La inversión de dicha campaña es mínima con altos beneficios monetarios y de imagen.

 

Esto reafirma que los primeros en tomar medidas en pro del medioambiente obtendrán ganancias, es cuestión de hacer movimientos, ya sean discretos o grandes. Es tiempo de borrar el pensamiento de que el cuidado del medio ambiente en un lujo, que sólo los países desarrollados pueden costear. Un simple movimiento como colocar botes de basura en los lugares adecuados, resulta con beneficios exponenciales.

En México, lamentablemente las empresas grandes son las que han estado invirtiendo en el aspecto verde y por consecuente obteniendo los beneficios, antes de que las leyes ambientales obliguen a todos a cumplir con los parámetros.

 

Es momento de pensar con lógica, como nuevos economistas, el medio ambiente te da dinero por medio de la basura, más pistas, simplemente no las hay.

Anuncios