Corona Capital…de pe a pa

Por Pablo Daniel G Cortés

La expectativa había llegado a su fin, por fin era sábado 15 de Octubre, el día en que por fin veríamos a esa banda que ha acompañado tantos tragos y tantas lágrimas, Portishead en el Corona Capital.

El día para mí comenzó bastante temprano ya que un servidor no es habitante actual de la Ciudad de México. El traslado de la ciudad de Querétaro al Autódromo de los hermanos Rodríguez era esa inconveniencia que habría que hacer. Llegamos a decir bien, bastante temprano, era medio día y un tremendo sol nos saludaba con su radiante sonrisa, el uniforme era conformado por lente oscuro y camisa fresca, así como el programa y un reloj (llámese celular inservible por la saturación pese a que nadie pudo usarlo). La compañía 85,000 personajes unos un tanto peculiares, el dilema; qué bandas ver y cuáles omitir.

Creo ese es el problema de los festivales, la oferta es demasiada, y uno espera poder ver a todos cuándo es imposible según leyes de la física. Nos decidimos por comenzar con Bengala, a pleno sol y con las pilas bien cargadas, a mi juicio bastante bien para lidiar con el calor, la falta de cerveza y la poca (unas 30,000 personas apenas a ojo de mal cubero) asistencia a esa hora. Buena forma de empezar el festival con energía, sin embargo el sol mermaba en mi fuerza y la urgencia de líquidos y sombra era básica. Posteriormente siguieron los chicos de Quiero Club, que a decir verdad no querían tanto club…los noté un tanto desganados, dimos gracias a la decisión de quedarnos en la frontera del amontonamiento de gente. De ahí saltamos al escenario de enfrente, a ver a Ximena Sariñana, que pese a mi desconocimiento cantó muy bien, aunque el sol estaba más agresivo que nunca…y terminamos pareciendo cual árabe en desierto con las chamarras sobre la cabeza para evitar inútilmente achicharrarnos la piel. De ahí llegó ahí mismo en el Corona Stage, Austin tv que utilizó el foro para promocionar su nuevo disco y dejó escapar una de esas que nos gustan a todos Rucci, bien a secas. No tendrán máscaras pero ¡ah como hablan!

De ahí se vino en ese mismo escenario, un momento de mis favoritos, quizá se conjuntó de clima música, hidratación (cerveza) y ese sonido shoegaze, post rock de los escoceses de Mogwai. Melodías que crearon una atmósfera que llegaron como brisa sobre el clima cada vez más fresco, me recargó las pilas, puedo poner como una de las presentaciones favoritas del día.

Se llegaba la parte fuerte del festival…

Caminamos el largo pasillo al Capital Stage, ese pasillo con stands y multitudes peregrinando de banda en banda, nos alistamos para escuchar el primer evento masivo. Editors tocó excelente, ante el atardecer capitalino, con ganas de quedarnos hasta el final pero con la necesidad y deseo de ver a Moby que se alistaba en el Corona Light Stage, nos perdimos las últimas canciones de los británicos previendo un congestionamiento en el gran pasillo entre escenarios. Escuchamos a Moby mientras oíamos ecos de Editors aún. Canciones como Bodyrock nos hizo querer bailar excéntricamente, poco nos duró el gusto. El frenesí de bandas nos hacían volver a cruzar ese rio de gente al gran GRAN evento de la noche, la primera aparición de la mítica banda de Bristol, Portishead.

The Rip…esos momentos que quisiera tener en loop…

La dulce y desgarradora voz de Beth Gibbons contrastada con el tremendo sonido de Portishead, una versión inmensamente dolorosa de Wandering Star en la que la voz de Beth era enmarcada por un ligero dejo de la original, así como una idílica The Rip, a la clásica Sour Times nos hizo por un momento emo a casi 85,000 asistentes al cantar “Cuz’ nobody loves me…it’s true”. Así como esa canción que llega al corazón de cualquier ser viviente con alma dentro de su pecho, Roads sonó mientras nos dirigíamos al evento final de la noche.

The Strokes…please don’t stop me know if I’m going too fast…

Ante cerca de un lleno total, digo cerca porque quizá muchos frenéticos fanáticos de Portishead se indignaron por la decisión de dejar a los neoyorquinos como evento final se salieron. Pero The Strokes tocó sus más grandes éxitos para gusto de todos sus fans, canciones como New York City Cops, Last Night, Under The Cover of Darkness fueron de las más coreadas por la multitud, cabe  mencionar que Julian Casablancas, quizá de broma quizá no, detuvo el concierto después de la primera canción al ver gente asfixiándose en las primeras filas. (! Cuidado ¡). Un granito en el arroz con The Strokes fue el audio, en muchas ocasiones la guitarra se escuchaba sumamente baja, y con canciones como Hearth In A Cage o Reptilia, es un pecado que se nota y bastante… gran forma de terminar un gran día, 13 horas de gran música…

Los que me perdí…

The Rapture, M83, Ruido Rosa, Santigold, Disco Ruido, Coheed & Cambria… no se puede ir a todo…

¿Quién vendrá al Corona Capital 2012?

Anuncios