A Andres

Por Laura Gálvez

A ti que me diste tu vida, tu amor y tu espacio,

a ti que cargaste en tu vientre dolor y cansancio.

A ti que peleaste con uñas y dientes valiente en tu casa

y en cualquier lugar,

a ti rosa fresca de abril a ti mi fiel querubín…

Denisse De Kalafe

Hoy escribo desde mi trinchera, desde mi pequeño y gran rincón al mismo tiempo. Con el corazón en la mano, no es un Topo más, no es una publicación de aquellas. Ahorita, en nuestro lugar de estudio estamos viviendo una enorme conmoción por situaciones que de pronto se salen de las manos y pueden terminar con todo. No, no lo conozco ni él a mí, pero muchos sabemos de su existencia y de la de su madre. Aquella mujer que lo llevó de la mano desde pequeño y que fue construyendo una historia a su lado. Sin embargo en este momento están a un hilo de ya no volver a estar juntos de nuevo.

¿Y por qué tanto impacto sobre esta mujer que teclea en el silencio? Porque hoy, 1 de octubre de 2011 tengo la fortuna de celebrar un cumpleaños más de mi madre a su lado, de poder abrir mis brazos y estrecharla fuertemente. Sin embargo la esperanza no se pierde, los resultados dicen una cosa, pero el corazón dice otra.

El viaje, la angustia, la incertidumbre y la impotencia la atraparon, y no, nadie se lo preguntó, pero se puede sentir en el alma. Es una madre llorando lágrimas de dolor por su hijo, lágrimas de angustia por verlo tan indefenso como cuando era un niño.

No se pretende despertar sentimientos de lástima ni de compasión, no se pretende que esto se quede como una historia conmovedora y nada más, se pretende que poco a poco los lectores, los conductores, los estudiantes, los mismos padres, que tú y todos reflexionen qué se está haciendo con la vida.

Desafortunadamente ni él ni su madre pueden cambiar lo que está pasando ahora, pero tú sí. Medita, reflexiona, valora y sé consciente. Pasarse el semáforo en rojo, discutir sin sentido, actuar irresponsablemente es algo que no te daña a ti, sino que puede terminar con el mundo entero de los demás.

A ti mujer que le diste la vida, a ti mujer que me tuviste en tus brazos, a ambas gracias por ser tan fuertes y un ejemplo de vida.

A mi madre: ¡Feliz cumpleaños mamy! Te amo.

A la madre de Andrés: Dios la bendiga.

A Andrés: Porque no tiene que ver si te conocemos o no, es que eres un ser humano como todos nosotros y estamos contigo…

Anuncios