México no es desechable.

Por Claudia Gocc

Escribí un poema porque no quería ser aguafiestas, ya que con todo gusto, seré partícipe de esta gran celebración; tomando tequila, comiendo antojitos mexicanos, tirando la basura en su lugar y sobretodo, alimentando muchos pero muchos perros. Digo, me imagino… Me conozco.

Tenía un gran sentimiento sobre el Ser mexicano, o al menos quería explicarlo desde el punto de vista “Verde”.

Y NO quería decir lo típico:

  1. No avienten fuegos artificiales porque contaminan y espantan a los animales.
  2. Basura en el contenedor indicado. Esa basura proveniente de la algarabía (botellas, envolturas, colillas, condones, Etc. Etc.)
  3. Consuman garnacha (tequila, chelas, enchiladas, pambazos, tamales, pozole, tacos, buñuelos, atole, Etc. Etc.) Finalmente para el lado culinario, esta fecha es la más SUSTENTABLE de todas.

*Por eso, no quise escribir sobre regaños ambientales, como todos traemos el sentimiento mexicano a flor de piel, sé que todos vamos a consumir lo nacional.

*Por eso no quería venir de moralista, dejen les cuento…

Una señora sube al camión y se sienta al lado de mí, de pronto…. Empieza a tirar basura por la ventana, como si nadie la viera, (muy quitada de la pena, ella), ((se podrán imaginar mis refunfuñados internos)). Después, la muy ingrata, se atreve a sacar una biblia como si NADA hubiera pasado. (Digo, así somos todos) la doble moral tan típica hoy en día, que sería atípica si no existiese.

*Por eso, no quise ser Grinch y arruinar La Celebración con mis cuentos ambientales.

*Por eso, se me ocurrió este poema tan penoso.

Porque siendo sincera, quiero un chingo a mi país y me siento muy orgullosa de su biodiversidad.

Porque finalmente, esto es lo que hace un enamorado…

 

 

 

 

Una vez,  olvidé que me había enamorado de ti.

¡El plástico me tapaba las arterias! Y qué decir del corazón.

Temía que mi inmortal mundo, se terminara en la próxima estación.

Pues se terminó, el plástico perduró más que yo, al igual que mi amor por ti.

¿Amor desechable? a eso nos atenemos hoy en día.

 

Pensé en homenajear a un gran poeta, Benedetti, no pude…no me dejan.

¿Quién soy yo para hacerlo?

Él me enseñó que un poeta debe cantarle a todo.

A la basura, al plástico, a los océanos, a ti.

Finalmente nadie se ahoga en el mar sin antes contemplarlo.

 

En todos lados, veo una arruga diferente.

Pensaba que te conocía, no es así

donde yo nací, las montañas parecen plastificadas.

 

Me molesta que te reduzcan a verde, blanco y rojo.

Me molesta mucho, mucho, mucho…

Y mira que me gusta el rojo.

 

La juventud te quiere disfrutar en pleno fuego

como los amantes y su cigarro.

Los cohetes abundan, porque abunda la estupidez

aun así no te dejes engañar

Nadie les ha enseñado a quererte.

 

No eres frágil, sólo necesitas que te consientan

te hemos olvidado.

Olvidado a amarte, a tocarte, a cantarte, a mirarte.

 

Preciosa por las mañanas.

Tu canto, ah tu canto…

Cántales, a ver si así, también se enamoran.

 

Terminaste siendo de otros.

Aunque tu virginidad ni ellos la conocieron.

 

Por favor NO dejes que el mundo desechable te afecte.

Porque a mí ya me está afectando…

Anuncios