Basura invisible

Por Claudia Gocc

En ediciones pasadas toqué un tema del cual salieron varias interrogantes, por eso, Verde para todos se dio a la tarea de explicar de forma más detallada de lo que se trata el argumento de la basura invisible.

En primera instancia, mucha gente dirá que la basura invisible no existe, porque si fuera así no te preocuparías por hacerla desaparecer con mil y un trucos como si fueras Harry Potter. Algunos más filosóficos podrían pensar que la basura invisible se refiere a gases contaminantes, olores provenientes de la descomposición o ruido citadino. Interesante para otras tesis…

La basura invisible es un término que aún no ha sido propiamente definido por las organizaciones ambientales, sin embargo, comienza a ser mencionado con frecuencia en el medio. Se refiere, a desechos provenientes del consumo urbano cotidiano, desechos de acciones comúnmente aceptadas parcial o totalmente por la sociedad, tales como; fumar, comer golosinas, inclusive tomar agua. Las colillas de cigarros, envolturas de dulces, frituras y envases de agua son arrojadas a la calle de forma desconsiderada y despreocupada.

¿Cuántos de nosotros hemos visto a gente, aventar por la ventana del carro una colilla de cigarro? Irónicamente esa misma gente se siente indignada al ver que otra, arroja una cascara de fruta al pavimento. Siendo que la cascara se desintegrará en menor tiempo que la colilla y si la cascara, en lugar del pavimento cae en las plantas, hasta efecto de fertilizante produciría. La gente tiende a no ver mal este tipo de actos, inclusive hasta las personas que persiguen el fin ambiental lo siguen haciendo.

Entonces uno pensaría que los papeles se deberían revertir, pero tampoco es el punto. El punto es hacer conciencia, toda cosa que consumimos produce basura y debemos darle un tratamiento tal y como lo hacemos con la basura de nuestra casa, debe depositarse en el lugar correspondiente.

Este fenómeno comenzó afectar a las ciudades cuando la población creció desmedidamente, creciendo más rápido que nuestra forma de pensar, porque hasta para vivir en una ciudad muy poblada se debe pensar diferente. Todavía se escucha el mito de que un papelito no va contaminar mucho, (puede ser correcto), el problema radica cuando un millón de personas piensa igual.

Las colillas de cigarro fueron las que comenzaron con este dilema, ya que al ser un desecho que prácticamente es una pequeña flama, no se puede tirar a la basura porque se corre el riesgo de cometer un incendio, entonces de ahí la interrogante de muchas personas, ¿qué hacer con una colilla de cigarro?

¡Fácil!

Al terminar de fumar un cigarro, la colilla, debe ser apagada con agua, (si hay agua al alcance) si no  hay, se debe frotar contra el pavimento o arena (como normalmente se hace con el zapato). Después que la colilla está apagada completamente ya se puede depositar en un contenedor de basura inorgánica.

Realmente no es tan difícil como se piensa, la próxima vez que fumes, piensa en lo mal que te ves al tirar la colilla como si fuera un papel, no creo que quieras que alguien te diga, disculpe señ@r se le cayó un papelito.

Nota: Además que fumar produce daños para la salud y el medio ambiente.

Anuncios