¡Écheme dos de pura maciza mi jefe!

Por Ricardo Garrido

Comer tacos es todo un ritual, si eres mexicano sabes que el taco es todo un arte y que la taquería es un santuario que no discrimina raza, ni edad, ni posición social, en el  puesto de tacos todos somos iguales.  No conozco hasta ahora, a algún mexicano al que no le guste algún tipo  de taco, porque el taco no  es un platillo, es una técnica y los existen de todo tipo, de carnitas, al pastor, de barbacoa, de tripa, de guisado y prácticamente de lo que se te ocurra.

En  la taquería reina la honestidad, no importa quién  seas, ni a que te dediques, al taquero siempre  le vas a decir cuántos tacos te comiste ¿o apoco no?  -¿Cuánto le debo jefe?- ¿Cuántos fueron joven? –  cuatro de pastor, dos de bistec con queso y un refresco-.  Pero el taco es más que algo sobe una tortilla, un taco no está hecho si no está acompañado de una buena salsa, verde o roja.  Las salsas hacen la diferencia entre un taco promedio y uno que te marca de por vida, los tacos son cura crudas infalibles, son un elemento distintivo de nuestra gente, son identidad, son levanta muertos, son parte de nosotros y de la vida urbana, porque  ¿qué sería de esta ciudad sin sus amados tacos?

No puedo decir cuál  es la mejor taquería (en la Ciudad de México), eso lo decides tu y por eso te quiero dar una que otra recomendación de las que, creo yo, son algunas de las taquerías obligatorias así es que si estas a dieta olvídala  por un rato y cruza la calle a ese puesto de tacos que más te gusta.

El Villamelón

Taquería que desde hace mas de 50 años es hogar de una infinidad de crudos que al  salir de la Plaza de Toros sintieron la necesidad de un buen taco, famosos por sus tacos de cecina, chicharron y longaniza y las salsas, ni  se diga!.

El Huequito

Esta es una de las taquerías legendarias del Centro Histórico, sus especialidad son los tacos al pastor,  sin duda una de mis taquerías favoritas, para ir con hambre, pero también con dinero porque créeme que no vas a querer dejar de comerlos.

El Borrego Viudo

Una de las taquerías más famosas de la ciudad, ubicada en Av. Revolucion, nunca vas a ver esta taquería vacía y si eres de esos que se van a rockear al Bulldog, la mejor opción  es cenar unos tacos Del Borrego que te quedan prácticamente cruzando la calle.

El Califa

Si vas al califa no te puedes ir sin probar el queso fundido y la buena noticia para mi gente del norte de la ciudad es que ya hay una sucursal en satélite.

Podría mencionar una cantidad infinita de buenas taquerías que inundan la ciudad, pero mejor te dejo descubrirlas, tus recomendaciones son bienvenidas  y para un tacólogo, taconauta, tacosofo y tacónomo como yo será un placer explorar  esas nuevas recomendaciones marinadas con el escándalo urbano, la velocidad de la ciudad y una salsa bien picosa, así es que Topos, no olviden levantar el meñique a la hora de morderle al taco y buen provecho.

v  Quiero aprovechar este espacio para agradecer a la Familia Vázquez y a todo el equipo  del Hotel Garza Canela por abrirme sus puertas y permitirme compartir con ellos los dos últimos meses, compartir sus fogones fue una experiencia que nunca olvidare. San Blas es un paraíso escondido, no solo por sus paisajes sino también por su gente y su gastronomía, gastronomía que aprendí a amar y a reproducir. Siempre que hago un viaje una parte de mí se queda en el destino, San Blas no fue la excepción y así como una parte de mí se queda allá, yo me traigo otra conmigo, regreso con nuevos sabores, aromas, experiencias  y un gran sabor de boca.

               Gracias y nos vemos pronto.

Anuncios