Ella es una flor

Por Laura Gálvez

 

Agradecimientos especiales a Ricardo Solís

Para ti que no necesitaste poseer un palacio para ser reina, para ti que pudiste derribar cualquier frontera tan sólo con tu corazón, para ti que día a día ves despertar el sol y vivir la plenitud de la noche sin rendirte, para ti que eres producto del esfuerzo, para ti que has sido madre, hermana, amiga, compañera, mujer…  

 

A lo largo de las publicaciones anteriores se ha hecho una breve recopilación de distintos puntos históricos, teniendo como perspectiva la visión femenina de cada uno de los hechos. Como es sabido, la mujer había sido considerada como un elemento de segundo plano dentro de la sociedad, puntualizando sus labores que, por muchos siglos, habían desembocado exclusivamente en el hogar. Mas sin embargo, ha sido conocida y reconocida la fortaleza y el poder que muchas mujeres han ejercido durante sus distintas fases y que le han dado sentido al rumbo de la vida misma. En el deporte la mujer ha sido tan importante desde Soraya Jiménez, Ana Gabriela Guevara, Lorena Ochoa, hasta las mismas deportistas que diariamente deciden cuidar su cuerpo. Porque sigue siendo tan importante la opinión de una Carmen Aristegui que no le teme a los medios de comunicación para hablar con la verdad, como cuando la madre de familia defiende sus derechos en el trabajo, en el hogar o en la sociedad. Desde María, la Madre de Dios, quien ha sido un símbolo femenino muy reconocido y elogiado por muchos, hasta la misma Pratibha Patil quien fue nombrada presidenta de la India en 2007.

Pero… ¿dónde quedan todas aquellas mujeres que no poseen un trono, que no han hecho descubrimientos científicos ni han ganado un premio Nobel? El 8 de marzo es conmemorado el Día de la Mujer en el que se reconocen las labores del sector femenino en la sociedad, teniendo como punto de partida los derechos de las mujeres. Sin embargo, ¿es necesario esperar 365 días para recordar la importancia que la mujer ha tenido durante toda la vida? Es momento de profundizar y reflexionar qué es lo que sucede el resto del año, ¿por qué las mujeres tienen que ser clasificadas como las del “sexo débil”?, ¿por qué existen zonas de riesgo mortal en el mundo para ellas específicamente?, ¿valdrá acaso un 8 de marzo o un 10 de mayo para todas aquellas mujeres desaparecidas en Ciudad Juárez?

México es uno de los países en vías de desarrollo donde el estilo de vida de las mujeres ha tenido un enorme impacto en las actividades económicas. Según el Censo Nacional de Población 2010, en México el 51% del total de la población son mujeres, es decir, de cada 100 mujeres existen 95 hombres. De igual modo, las estadísticas revelan que en 1990 el 15% de las madres eran económicamente activas, y para 2009 esta cantidad creció al 27% del total de la población. Algunos de los datos más sobresalientes para el sector femenino es que en tan sólo dos décadas, el 20% de las madres de familia cuentan con una profesión. A pesar de que las cantidades aún son muy bajas, el crecimiento educativo y en desarrollo de la población femenina ha dado grandes pasos en favor del país y del mundo entero.

Todas estas estadísticas únicamente revelan parte de la vida diaria que ha tenido resultados gracias al esfuerzo de cada rincón del mundo,  es por esto que este artículo lo dedico a todas aquellas “mujeres anónimas” quienes sólo con existir hacen del mundo una esperanza, pero sobre todo a mis queridas amigas Ángela, Gaby, Brenda y Alma, tan sólo por ser lo que son…

Agradezco de todo corazón a mi querido amigo Ricardo Solís por la foto de este artículo que revela lo que es una mujer…

Anuncios