¿Y yo qué aprendo de la tele?

Por Cynthia Garrido

Rachel y Ross nunca tuvieron el timing perfecto cuando se trató de encontrar ese punto en el que su relación funcionara, sin embargo lograron llevar una amistad duradera, con sus altos y bajos. Recuerdo cada uno de los episodios de Friends, una comedia que se sigue retransmitiendo y creo que así será por mucho tiempo. De Gilmore Girls puedo decir que Lorelai y Rory tenían una relación madre-hija de envidia, alejada de la realidad de muchos pero no imposible de tener. ¿Por qué hablé de lo anterior? Porque al identificarme con ciertas situaciones que he visto en la tele, he aprendido a sobrellevar las mías.

Obviamente no aprendemos a resolver nuestra vida ni encontramos las respuestas para todo, pero sí hay situaciones con las que nos identificamos y en las series de televisión algunas veces podemos encontrar una que otra pista para resolver algún conflicto. No digo que todo tenga que ser real y serio, pero hasta en la comedia encontramos respuestas. Friends es una de las series más grandes en la historia de la televisión, no por sus entrañables personajes, sino por lo fácil que es para una audiencia identificarse con las situaciones planteadas.

Mientras vemos la televisión recibimos todo tipo de mensajes, desde los más sosos hasta los más profundos, por eso mismo hay que ver de todo. Prendan la tele y apliquen el “zapping”, uno nunca sabe con qué se encontrará. Manténganse abiertos a las posibilidades de la vida, y no se nieguen a prender una que otra cosita de esas series que tanto les gustan. La frase más trivial puede esconder un consejo útil.

Yo aprendí que si estás tomándote un tiempo en una relación, se debe dejar muy claro para no tener malos entendidos, gracias Rachel y Ross; que nunca debes dar regalos pensando en ti mismo, eso se lo debo a Homero Simpson; y podría seguir con la lista. Hace unos años comencé una investigación acerca de este tema, el aprendizaje que nos deja la televisión para la resolución de los problemas en la vida cotidiana, sobra decir que dejé todo a medias y nunca terminé, pero creo firmemente que la televisión es más que un aparato vende cosas de colores bonitos. Si permanecemos receptivos a ella, podremos aprender más de lo que imaginamos, siempre usando nuestro criterio y valores.

¿Ustedes qué han aprendido de la caja idiota?…

En otro tema, esta semana se estrena Capitán América, ¿alguien más está emocionado? Ya les contaré qué tal, esperemos que cumpla con las expectativas que hasta ahora ha generado.

Si no han visto el final de Harry Potter, les recomiendo lo hagan si es que ya se echaron las seis anteriores, si no, mejor ahórrenselo. Tengo que admitir que me sorprendí porque entendí por fin que la película se trata de todo menos de magia, la historia es acerca de “crecer”, de sobrellevar esas situaciones con las que uno crece, de aprender a distinguir entre lo bueno y lo malo, y sobre todo de que esa distinción es siempre muy ambigua, pues en la vida real dudo mucho que alguien sepa con certeza qué es bueno y qué es malo. Por fin, se acabó Harry Potter, ojalá pasara lo mismo con la “Pottermanía”. Tal vez algún día entienda el fanatismo, hoy no.

Capitán América.

Chris Evans me ha convertido en su fan, sí, lo admito… Ansío ver The Avengers, también lo admito, la película es muy buena, pero también aceptemos que llega a ser un poco lenta.

Encaminàndose a la esperadísima entrega de The Avengers, llega Capitàn América, un personaje que sigue el estereotipo del super héroe soñado por todas y admirado por todos. Steven Rogers es un hombre escuálido, enfermizo pero con un gran corazón, que gracias a un experimento se convierte en un super soldado muy valiente y con ganas de salvar al mundo. Un eslabón más en la liga, que junto con Iron Man y Thor, a quienes se puede ver en el trailer presentado al final de la película, harán seguramente un muy buen equipo balanceado aunque seguro será difícil el tema del protagonismo. Yo sólo sé que The Avengers será una película vista por millones de mujeres, me incluyo, por el gran taco de ojo y los chicos la verán por la acción. Eso es hacer películas para todos, y saber hacer lana. Definitivo uno de los grandes estrenos del verano, no se la pueden perder y chicas, prepárense.

Anuncios