O te aclimatas…o te quedas fuera

Por Cynthia Garrido

Quienes estamos entre el segundo y tercer piso, de edad claro está,  somos la generación de las migraciones, de la adaptación. Hemos vivido una serie de cambios constantes y la seguimos viviendo día con día, ¿acaso no recuerdan ver sus películas en televisiones de colores planos, en formato VHS o incluso BETA? Todos llegamos a jugar Mario Bros en Nintendo, ese en el que metías tu casete, no sin antes soplarle para que funcionara correctamente.

Mi primer teléfono celular era lo más básico del mundo, comparado con el Smartphone al que ahora soy adicta. La comunicación con mi familia y amigos ha cambiado drásticamente, es raro incluso que reciba una llamada, ahora recibo mensajes por What’s app, Bby msn, me mandan pings, alguien me menciona en un twitt o en su status de Facebook y de inmediato tengo una notificación. Todo en el tiempo real y creo que manejar tantas formas de comunicación nos ayuda a hacernos multitareas… no a todos claro está, y lo veo día con día.

Migrar de una tecnología a otra es fácil para nuestra generación, pues tenemos una gran capacidad de adaptación. Sin embargo nuestros papás, tíos, abuelos y demás, batallan todos los días para lograr enviar un mensaje dos vías, encender la tele o entender por qué es diferente comprar una película en formato de Blu Ray o DVD.

El día de ayer tuve la fortuna de asistir a la premier de Transformers: El Lado Oscuro de la Luna, y antes que nada debo decirles que tienen que ir a verla, a pesar de que dura una eternidad, vale mucho la pena. Qué gran acierto, considero yo, el cambio que hizo Michael Bay al sacar a Megan Fox del proyecto y meter a una nueva actriz que cuenta con las mismas características y propósito, pero le da un poco de frescura a la trilogía. Regresando a nuestro tema de esta quincena; mientras veía la película en 3D, pensaba lo fascinante que debe ser para un pequeño niño ver una película en ese formato y sentir que estás viviendo lo que ves.

Del VHS, al láser, al DVD, al Blu Ray, hemos vivido migraciones, una tras otra y hemos logrado adaptarnos al constante cambio del mercado. Las generaciones que quedan relegadas en los cambios se convierten en consumidores que hacen poco uso de la tecnología, pues no la comprenden.

Hay quienes se quedan con los Transformers de caricatura y juguetes de antaño, ¿ustedes le entran al cambio? Hoy tenemos salas tradicionales, en tercera dimensión y la novedad es ir al cine en 4DX donde hay movimiento, viento, y demás efectos que te hacen sentir dentro de las películas. Si le preguntan a esta servidora, yo me quedo con las salas tradicionales, mi bote de palomitas o nachos y mi refresco gigante. Entiendo las migraciones de tecnología y lo que brindan cuando se trata de apreciar de manera distinta un filme, pero creo que si algo nos da tanta diversidad, es la oportunidad de elegir libremente lo que más nos late.

Entonces resumamos, muchos cambios, mucha adaptación, los niños ya nacen con la tecnología integrada, los grandes no la entienden y entran en conflicto. Transformers: El Lado Oscuro de la Luna es un obligatorio del verano, así que corran a verla a partir de este viernes, a pesar de que la trama no es lo más inesperado y sorprendente, vale la pena por los efectos que no dejan de asombrar. ¿Les cuento el final? Obvio no queridos lectores y ya saben, si tienen tele…véanla… pero mejor, vayan al cine que con estos días de nubes, lluvia y melancolía no hay nada mejor que sentarse nachos y refresco en mano a sentir las historias que la pantalla grande nos cuenta.

Anuncios