Microondas y Celulares Migratorios.

Por Claudia Gocc

La palabra migración probablemente nos recuerde a cientos de aves volando o a mexicanos cruzando la frontera, pero ¿Qué si nos recuerda a un microondas o a un celular? ¿Será posible?

¿Alguna vez, te has preguntado qué pasa con la basura electrónica que desechamos?

 

Te voy a contar una historia…

 

Cuando tenía siete años, mi mamá llevó por primera vez un microondas a la casa, qué afortunados nos sentíamos, podíamos calentar y descongelar cualquier cosa en cuestión de minutos. Mi abuelita no paraba de hablar del maravilloso aparato, las vecinas la escuchaban con profunda atención, todas querían tener uno y así lo hicieron.

 

Sin embargo, prontamente ese aparato fue a parar a la basura ¡Claro! Ya había uno mejor y más bonito en el mercado. Pero eso, no sucedió sólo con el microondas, ni en mi casa, ni en Irapuato, ni en México. En un abrir y cerrar de ojos, gente de todo el mundo entraba a la era electrónica, marcada por la llegada de reproductores de CD, DVD, Celulares, Computadoras y años después por los ipod, pantallas planas, celulares y qué decir de computadoras portátiles, ¡tan ligeras como el aire!

 

No cabe duda que los aparatos electrónicos llegaron para quedarse, pues nos facilitan la vida en muchos sentidos. Pero un momento, ¿qué sucede cuando esos aparatos sofisticados se descomponen? sinceramente cuando mi celular…”inteligente” llega a fallar yo también lo hago. Entonces, lo más lógico sería enviarlos a reparar, ¿No? y ¿Qué sucede cuando esa reparación es más costosa que la compra misma de un aparato nuevo?. Fácil, sencillamente se va a la basura y adquieres uno nuevo.

 

Todo sería un mundo perfecto si tu celular y microondas se desintegraran como una cáscara de plátano o se reciclaran tan fácil como una lata de aluminio. El plástico tecnológico tarda 700 años en degradarse y cuando eso sucede se convierte en materia tóxica para el subsuelo.

 

Lo BUENO, esa basura, contiene un número valioso de valiosos componentes. Lo MALO, esa basura, también contiene un número valioso de substancias tóxicas. Lo INJUSTO, quien va terminar reciclando, serán los países en desarrollo.

 

En el mundo se desechan entre 34 y 40 millones de toneladas de basura electrónica y en México 300.000 toneladas, de estos últimos el 90% van a parar a basureros a cielo abierto, contaminando aire, suelo y mantos acuíferos. Según Business Monitor International para 2013 el consumo de electrónicos aumentará a 13% al igual que lo hará su basura.

 

El 70% de la basura electrónica del mundo es exportada a China, India, Ghana, Gambia y Marruecos siendo Estados Unidos el principal aportador con 80% de su basura.

 

¡Esta Migración SÍ ME GUSTA!

 

En Europa el problema va disminuyendo gracias a leyes como en España, Holanda y Bélgica que obligan a tratar todo aquél aparato que contenga pila y/o enchufe para separar materiales peligrosos y reciclar metales (hierro, acero, cobre, etc.) Sin embargo la ley se puede violar, a menudo en estos países, se venden cargamentos enmascarados, es decir van como aparatos para venta de segunda mano.

 

En diciembre de 2010, en España, fue detenido un contenedor con 1,050 monitores de televisión chatarra con destino a China.  El Ministerio de Hacienda de dicho país dijo que “No siempre es clara la línea de separación, entre residuos y aparatos de segunda mano”.

 

Mientras no existan leyes que protejan el ambiente y nuestra salud, los microondas y celulares seguirán migrando…

Nota: Para producir 1kg de plástico se utilizan 2kg de petróleo

Anuncios