Porfiria…(vampiros de verdad)

Por Araceli Bustos

Europa, siglo XIX, un ser de origen obscuro, de aspecto pálido, colmillos pronunciados, gusta de comer sangre y parece tener debilidad por la luz solar y el ajo. Conquistador en algunas historias, un monstruo en aspecto y comportamiento en otras. Viste ropa negra y larga, dejando muy poco a la vista de su anémico cuerpo. Inspirador de una gran cantidad de leyendas y posteriormente de versos y prosa. Teniendo su mayor alcance con Drácula de Stoker en 1897.

Estos seres, conocidos por la noche como vampiros, son identificados en la medicina como profíricos. La porfiria es una afectación genética con una amplia gama de características, y en situaciones severas presentan el “perfil vampírico”.

Entendiendo la porfiria. La hemoglobina es una proteína que se encuentra en los glóbulos rojos (sí, la que miden para diagnosticar anemia), ésta se encarga de la coloración roja de la sangre y sobre todo, de transportar oxígeno a todo el cuerpo.  El corazón de la hemoglobina y el responsable de las mencionadas características es el  anillo de protoporfirina, una molécula rica en fierro que también forma parte en otros procesos de la célula como obtención de energía y depuración de sustancias tóxicas del organismo. La síntesis consta de diez pasos donde se producen intermediarios altamente tóxicos, pero que no afectan al organismo porque su transformación es inmediata y su tiempo de vida en el organismo es mínimo. Cuando hay un bloqueo en alguna parte del proceso y es imposible continuar con la síntesis de la molécula se produce la porfiria.

Un bloqueo de este proceso puede asimilarse a un accidente de tráfico en una carretera de un solo carril. El flujo está detenido, pero los carros siguen llegando. Las sustancias antes del bloqueo se siguen produciendo, pero  les es imposible continuar su ruta para convertirse en el anillo de protoporfirina, lo que produce un acúmulo de sustancias tóxicas en la célula. La deficiencia de esta molécula provoca que el cuerpo intente producir más y aumente la concentración de sustancias indeseadas.

¿A qué se refiere el término “tóxicas”? Dichos intermediarios producen una fotosensibilidad en las personas con porfiria, la exposición a la luz solar suele ser muy dolorosa, por lo que son seres nocturnos. La falta de la protoporfirina por ende da deficiencia de hemoglobina, palidez, aspecto de muerte. Una sustancia volátil (aroma) del ajo es eliminada del organismo por una molécula que contiene este anillo, cuando un porfírico huele ajo intenta sintetizarla en el hígado, se producen los intermediarios tóxicos y le produce un profundo dolor en el costado derecho a nivel abdominal (hígado). Debido a las exposiciones continuas al sol el cuerpo intenta protegerse de alguna forma y produce vello en las zonas más afectadas, así como se retraen las encías dando un aspecto de dientes grandes.

En la antigüedad los porfíricos sentían alivio al tomar sangre de animales (adquirían por este medio el anillo de protoporfirina), lo que los convertía en  vampiros chupa sangre, que de noche buscaban saciar su sed.

Anuncios