Literatura que se pierde con las generaciones

Por Lucía Bolivar

Para esta edición tenía varias ideas aun por aterrizar pero mi querido editor me hizo ver que la publicación de este artículo coincidirá con la celebración del “Día del niño”, así      que nos sugirió enfocarnos a la infancia. Entonces, algunas otras ideas cayeron en tropel a mi mente, entre todos esos pensamientos recordé cuando leí un artículo cuyo título traducido al español sería algo así como “Los niños están leyendo… chatarra”, y de ahí me he inspirado para lo que les vengo a contar hoy.

Yo me siento particularmente muy afortunada, de muy pequeña mi mamá me inventaba historias para dormir, y mi papa me contaba las hazañas de Emilio de  Roccabruna señor de Ventimiglia  y su amor por Honorata de Wan Guld hija de su archienemigo. Tenía yo 7 u 8 años cuando dejaron caer en mis manos la versión infantil del Conde de Montecristo, y desde entonces hasta la fecha he acumulado en mi memoria una gran cantidad de libros de diversos autores, epocas y estilos que en parte, han marcado que sea quien soy.

Hoy, a unos días de cumplir 23 años, miro a los niños y a los adolescentes, distingo ya la brecha generacional entre ellos y yo, y me da mucha tristeza ver cada vez más niños de 8 años con iphone o psp que con un libro. Yo se que leer no es un habito arraigado en el corazón de los mexicanos, pero también sé que no soy la única, que habemos una cuantas cientas de personas en este país que tienen el gusto de la lectura.

Pero como me hizo pensar ese artículo que leí, no se trata solo de leer por leer, o de pensar “Bueno… de algo a nada”, eso es ser mediocre, conformista. Hace poco se puso de moda “leer” sobre todo entre las adolescentes hormonales sagas como la de Crepúsculo, digo hasta Harry Potter tiene un poco mas de profundidad y eso que jamás ganará un Pullitzer. Me causó mucha gracia como criticaban a Crepúsculo como un “Entrevista con el vampiro mezclado con la bella y la bestia” con personajes planos y predecibles y una protagonista apática, y un amor enfermizo, y aun así es un Best-seller, y en cualquier lugar con una sección de libros los encuentras en pasta dura, económica, de bolsillo, etc.

Paseando por los escaparates y viendo los libros que suele haber del estilo de los antes mencionados, me resulta muy muy triste como historias que si simplemente volvieran a publicar y a difundir entretendrían muchísimo mas a estas nuevas y cada vez mas vacías generaciones y de paso les aportarían un poco de cultura, que buena falta les hace.

Claro que cada quien “Habla de cómo le fue en la feria” y lo que yo opino va en base a mis gustos literarios y a los libros que han llegado por diversas razones a mis manos, se me iría la vida recomendándoles libros, y recordando que este artículo surgió por el Día del Niño solo les mencionaré cinco que creo son aptos para todas las edades pero que tristemente ya casi no se consiguen:

El Corsario Negro (y sus respectivas continuaciones La Venganza, La Reina de los Caribes, Honorata de WanGuld, Yolanda, Morgan): Un  noble y valiente italiano renuncia a su vida de lujos, tierras y fortuna para convertirse en pirata llegando hasta Maracaibo, Venezuela para dar muerte al traidor (y de paso  a toda su descendencia) y responsable de la muerte de sus hermanos, el Conde de WanGuld sin sospechar que terminara enamorándose de la hija de este. En esa época si eran hombres de honor, si rompías la palabra dada o el juramente hecho, ya no eras nada. Podría volver a leer todos estos libros. (Escritas a principios de 1900´s)

El Árabe (continuación El hijo del Árabe): La inglesa Diana Mayo lo tiene todo: increíble belleza y todo el dinero que pueda gastar, nunca ha sabido lo que es el amor ni le interesa saberlo, le encanta aventurarse por lugares inhóspitos confiando en su revólver y su increíble puntería, pero cuando paseando por el desierto de Argelia es hecha prisionera por un fuerte caíd árabe líder de una tribu nómada dedicada a la crianza de caballos todo lo que había conocido de la vida lo verá desde otros ojos. (Escrito en 1920)

El Capitán Tormenta (continuación el León de Damasco, el hijo del León de Damasco): Ese joven capitán fue considerado en una época “la mejor espada de toda la cristiandad” y dio fortaleza a los cristianos durante el Sitio de Famagusta (que si sucedió) en la época de las cruzadas, pero tenía un secreto, era en realidad Leonor Duquesa de Ebolí que se fue a la guerra para rescatar de las garras de los musulmanes a su prometido, enfrentándose al mejor guerrero de estos: El león de Damasco, pero el destino no era lo que ella creía. (Escritas a principios de 1900´s)

Miguel Strogoff, el correo del zar: El destino de Rusia reside en sus manos y en su habilidad de surcar los obstáculos que se le atraviesen, Miguel Strogoff debe llegar hasta Irkutsk para advertir al Gran Duque (hermano del zar) de la inminente traición de Iván Ogareff a quien nadie conoce de vista y su intención de asesinarlo y entregar Rusia a los tártaros. (Escrito en 1876)

Sandokán: príncipe de Borneo derrocado a traición y convertido en pirata, respetado y temido dedicaba su vida a atormentar los barcos de quienes habían invadido sus tierras, los ingleses. Pero le dijeron que ella era la mujer más hermosa del mundo, Mariana Guillonk, llamada la “perla de Labuán” y el la amo, pero existían demasiados obstáculos… (Escritas a principios de 1900´s)

Anuncios