Las flores en las bodas

Por Lucía Bolivar

Primero que nada quisiera contarles que para esta edición tenía muchas ideas y tras consultarlo con diversas personas a mí alrededor me decidí por esta, pero no se preocupen, las demás ideas se desarrollaran en ediciones futuras.

En la actualidad en casi todo el mundo es costumbre que cuando las mujeres se casan como parte de su atuendo y demás, se acompañen de flores, estas se pueden observar en todos los estilos, variedades y tamaños imaginables, buscan flores desde bonitas hasta exóticas o de aromas fuertes y agradables.

Pero lo cierto es que como muchas costumbres, se ha perdido el fin para el cual fueron creadas, verán ustedes, la única verdad es que las flores se empezaron a usar para disimular el mal olor de las novias.

Sí, así como lo leen, ya que en la Edad Media, por lo general las bodas se celebraban en el mes de junio, al comienzo del verano. La razón era que en esas épocas la gente acostumbraba bañarse una vez al año, en mayo, por lo que para la llegada del verano, las personas no estaban “tan” malolientes. Fue entonces que alguien se le ocurrió hacer acompañar a las novias de flores y que con el perfume natural de estas se disimulará su mal olor.

Y además si agregamos el hecho de que esos baños de “una vez al año” se tomaban en una bañera de agua reciclada ya se podrán imaginar cómo era todo en ese entonces, primero lo tomaban los hombres de la casa ordenándose por edades del mayor al menor y después las mujeres.

Para cerrar con un poco de información adicional, también les cuento que lo de casarse de blanco es relativamente reciente, de hecho en la época medieval simplemente usaban su mejor, más laborioso y hermoso vestido, destacándose la nobleza por usar colores en tonalidades de purpura ya que era la tinción más costosa.

Anuncios